Debates

Siria pone a prueba el concepto de solidaridad de la comunidad internacional

Mientras Naciones Unidas intenta desplegar toda la ayuda posible, ese país vive una terrorífica realidad interna que expulsa a miles de personas, mientras Rusia continúa protegiendo al régimen de Bachar El Asad, en tanto que Estados Unidos y Europa apoyan a los grupos insurgentes contrarios.
por Jorge Mario Andrino Grotewold
La situación de los migrantes sirios hacia Europa ha causado crisis en los últimos meses, en donde miles de personas buscan paz y seguridad en los países occidentales, pero han encontrado muerte en las costas de Turquía y Grecia. La foto de un niño ahogado siendo cargado por las fuerzas de seguridad turcas evidenció el drama que ACNUR ha declarado como la peor crisis humanitaria de la época contemporánea.
El Sistema de Naciones Unidas ha intentado por medio de sus agencias especializadas (niñez, migrantes, alimentos, misiones de paz) incidir en que la comunidad internacional se solidarice con esta grave situación, permitiendo el ingreso a sus territorios -y lo que conlleva recibir a los migrantes-, a seres humanos en búsqueda de oportunidades de vida, desarrollo y paz. La ONU invoca para ello, uno de los principios de derecho internacional y de las relaciones internacionales, el principio de solidaridad internacional, aplicado en su totalidad recientemente para situaciones de desastres naturales como el terremoto de Haití o el tsunami de Indonesia.

El Sistema de Naciones Unidas ha intentado por medio de sus agencias especializadas (niñez, migrantes, alimentos, misiones de paz) incidir en que la comunidad internacional se solidarice con esta grave situación.

La petición no fue del todo bien recibida por Europa, que ha visto llena su casa en la última década, especialmente por migrantes del Medio Oriente. Algunos países como Austria, Eslovenia y Hungría, han manifestado que la recepción de los migrantes afectaría sus economías internas, además de otros indicadores económicos y sociales de la Unión Europea. Esta situación se contrasta con el beneplácito de Alemania, Francia y Grecia que han identificado la causa Siria como un elemento que representa una solidaridad geopolítica.
Pero la acogida de los migrantes sirios a Europa, o su lamentable muerte, no tendrá fin si no se le pone atención al conflicto interno que actualmente divide al país y también al mundo, ante el inquebrantable apoyo de Rusia al régimen de Bachar El Asad, y que evita que países occidentales puedan intervenir en el conflicto, al menos para regular la aplicación del derecho internacional humanitario y sus protocolos a favor de la población civil. Aunado a ello, el régimen Sirio cuenta con el apoyo de grupos militantes de organizaciones radicales, que además intimidan a la población y son responsables directos de la psicosis creada en los territorios de guerra. Estados Unidos y los países tradicionales europeos, apoyan a los grupos insurgentes contrarios al régimen Sirio, pero no abiertamente, sino solamente abogan por que existan acuerdos que permitan terminar la guerra civil del país medioriental.

Pero la acogida de los migrantes sirios a Europa, o su lamentable muerte, no tendrá fin si no se le pone atención al conflicto interno que actualmente divide al país y también al mundo.

La ONU enfrenta de nuevo un conflicto más que ha sido imposible de prevenir o subsanar, lo que obliga a cuestionarse si el modelo de un sistema organizado hace más de 60 años está vigente aun para el nuevo orden geopolítico, especialmente en cuanto a la vulneración del derecho al desarrollo y las libertades, así como los conflictos internos que traen como consecuencias, los internacionales.
La ONU enfrenta de nuevo un conflicto más que ha sido imposible de prevenir o subsanar, lo que obliga a cuestionarse si el modelo de un sistema organizado hace más de 60 años está vigente aun para el nuevo orden geopolítico.
El problema migratorio es tan sólo el efecto y apenas empieza, pero si no se resuelve la situación interna de Siria, otras consecuencias graves pueden suceder, algo que el mundo entero debe considerar, en aras de lograr alcanzar la paz mundial y el respeto de las garantías y derechos de todos los seres humanos.
fuente: La Hora (Guatemala)

SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
"Pocos-cracia"
Del "sueño americano" a la pesadilla mundial
Una democracia para todos, en manos de pocos

Deje su comentario

*