Noticias

Las consecuencias del cambio climático en los más chicos

Restricción al acceso al agua y la comida, desplazamientos por inundaciones o sequías y mayor exposición a la violencia y la explotación son algunas de las realidades que castigan a los más pequeños que padecen las alteraciones del ecosistema.
por Joni Pegram (*)
Los líderes mundiales tienen una oportunidad única este mes de diciembre, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) que es asegurar el primer acuerdo global vinculante para abordar el cambio climático. En este nuevo acuerdo se enmarcará el futuro de los niños de hoy y del planeta que heredarán, y UNICEF pide que se garantice que los niños y sus derechos estén en el centro.
Es fundamental que la comunidad internacional se comprometa a reducir drásticamente las emisiones contaminantes y la temperatura global. El acuerdo también implicará financiación y apoyo a comunidades desesperadas. Por encima de esto, los países deberán comprometerse a respetar y proteger los derechos humanos y de la infanciaen cualquier acción relacionada con el cambio climático.
En el marco de la COP21, estas son las cinco cosas que el mundo debe saber acerca decómo el cambio climático afecta a los niños en el mundo.
1. El cambio climático golpea más a los niños
Los niños, especialmente los más pobres, son desproporcionadamente vulnerables al cambio climático. Sufren sus efectos de formas diferentes y más profundas que la población general. Desde el acceso a agua y alimentos, salud y bienestar, educación y, muy a menudo, su propia supervivencia, los niños sufren el impacto de los desastres relacionados con el clima. Cuando una sequía destruye la cosecha de una familia, cuando una inundación lleva enfermedades mortales a sus comunidades, cuando un ciclón derriba sus hogares y escuelas, o cuando los niveles del mar infectan el agua que beben, son los niños los más afectados.
Cerca de 530 millones de niños viven en áreas con alto riesgo de sufrir inundaciones, y casi 160 millones de niños viven en áreas donde las sequías son graves o extremadamente graves. Las sequías y las inundaciones son caldo de cultivo de enfermedades mortales como la malaria y la diarrea, principales causas de la mortalidad infantil. Los niños sufren más estas enfermedades relacionadas con el clima que los adultos. Las sequías pueden llevar a cosechas fallidas y aumento de los precios de los alimentos, lo cual deja a los niños en riesgo de sufrir desnutrición (responsable de casi la mitad de las muertes de niños menores de 5 años en todo el mundo). Para aquellos que sobreviven, los efectos pueden ser permanentes. La desnutrición en los 1.000 primeros días de vida puede llevar a un retraso del crecimiento irreversible y afectar al desarrollo físico y cognitivo.
3. Los fenómenos climáticos extremos vuelven imposibles las vidas de los niños
Más de 115 millones de niños viven en zonas en riesgo alto o extremadamente alto de ciclones tropicales.
El año 2014 batió el récord del más caluroso, y 2015 seguramente le superará. Desde inundaciones repentinas en Myanmar, a una ola de calor mortal en India o al huracán más fuerte que jamás ha tocado tierra en México, las vidas de millones de niños se ven afectadas por condiciones climáticas extremas que amenazan sus vidas. Este año El Niño está causando una destrucción adicional.
Aunque el calentamiento del Océano Pacífico es un fenómeno natural, el cambio climático está aumentando su intensidad y capacidad destructiva en forma de inundaciones, sequías y tifones. Once millones de niños están en riesgo de sufrir enfermedades, hambre y falta de agua solo en África oriental y meridional. Muchos más se enfrentan a sequías e inundaciones que baten récords en América Latina, Asia y el Pacífico.
En 2014 el 87% de los desastres estuvieron relacionados con el clima. Ocurrieron de manera abrumadora en los países desarrollados que están menos equipados para abordarlos. Desde 2008 los desastres relacionados con el clima han causado el desplazamiento de unos 22,5 millones de personas cada año, el equivalente a más de 61.000 personas al día. El continente más vulnerable es Asia, y los niños representan entre el 50 y 60 por ciento de las víctimas.
4. El cambio climático enfrenta a los niños a un mayor riesgo de explotación, violencia y abuso
La pérdida de los medios de subsistencia y las migraciones causadas por los desastres climáticos y los cambios en los patrones meteorológicos dejan a los niños cada vez más expuestos a los peligros del tráfico infantil y la esclavitud, o a otras formas de explotación, violencia y abuso. En Bangladesh, el cambio climático se relaciona con un aumento de las niñas forzadas a casarse o a prostituirse en las ciudades, a menudo obligadas por sus propios padres, desesperados por no tener medios para sostener a sus familias. En el estado de Bengala Occidental, en la India, la combinación letal de pobreza extrema y crisis climáticas continuas ha contribuido a que se hay multiplicado por 23 el número de niños desaparecidos desde 2001; se cree que miles han sido víctimas de tráfico sexual.
5. Hay mucho que puede –y debe- hacerse, y muchas de estas medidas son de bajo costo
Desde construir escuelas a prueba de ciclones, a proteger los suministros vitales de agua de las inundaciones, o formar a los niños para que pasen a la acción, UNICEF está aumentando la resistencia de las comunidades al impacto del cambio climático en todo el mundo, y previniendo que perdamos el desarrollo ganado hasta ahora.
(*) Experta en cambio climático de UNICEF Reino Unido
fuente: El Blog Solidario (20 Minutos – España)

SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Elecciones 2015: Poco de infancia en el discurso de campaña
La OEA aprueba una declaración de reconocimiento a los pueblos originarios de América Latina
Los hábitos que nos cambió la pandemia

Deje su comentario

*