Más Información Medio ambiente

Por el cambio climático, la Gran Barrera de Coral australiana se redujo un 35 por ciento

El paraíso natural de 2.300 kilómetros de largo corre peligro de desaparecer. Su aspecto es cada vez más blancuzco, un síntoma de que las especias que lo componen están murieron.
La Gran Barrera de Coral australiana está en peligro de desaparecer. Este paraíso natural, que tienen 2.300 kilómetros de longitud y puede ser distinguido desde el espacio, está sufriendo un blanqueo masivo, el tono que adquiere cuando está muriendo, a causa del calentamiento global. Tras meses de investigaciones aéreas y subacuáticas, un grupo de investigadores descubrió que una tercera parte del coral de las zonas norte y central están muertos o falleciendo. En algunas partes de la barrera ya se perdió casi la mitad de los corales. Los puntos más críticos se encuentran frente a las costas de Townsville y Papúa, Nueva Guinea.

Tras meses de investigaciones aéreas y subacuáticas, un grupo de investigadores descubrió que una tercera parte del coral de las zonas norte y central están muertos o falleciendo.

Según los expertos, los corales mantienen una relación simbiótica con las algas microscópicas zooxanthallae, que les brindan el oxígeno y parte de los compuestos orgánicos que producen mediante fotosíntesis. Ante el rigor del estrés ambiental y el alza en las temperaturas del agua, muchos corales expulsan a estas algas y sus pólipos quedan sin pigmentación y aparecen casi transparentes sobre el esqueleto blanco del animal. Este fenómeno es conocido como blanqueo.

Los corales están sufriendo una suerte de blanqueamientos, como consecuencia del aumento de las temperaturas del agua.

La extensión de los daños, que se registraron en los dos últimos meses, tiene serias implicaciones, según los especialistas. Aquellos corales blanqueados que todavía no hayan muerto pueden recuperarse si la temperatura del agua baja. Los más viejos tardarán más en recuperarse y podrían no lograrlo antes del próximo episodio de blanqueamiento. El coral que ya está muerto no tiene solución, lo que afecta a otras criaturas que dependen de él para alimentarse o refugiarse en sus cavidades.
El informe detalla que más del 50% del coral de la sección norte y una media del 5% en la sección central ha muerto. Los restos mutilados de los corales llegan a las playas arrastrados por las corrientes.
El entramado de la Gran Barrera, que alberga 400 tipos de corales, unas 1.500 especies de peces y 4.000 variedades de moluscos, comenzó a quebrantarse en los años 90 por el doble impacto del calentamiento del agua del mar y el aumento de su acidez por la mayor presencia de dióxido de carbono en la atmósfera.

La Gran Barrera comenzó a quebrantarse en los años 90 por el doble impacto del calentamiento del agua del mar y el aumento de su acidez por la mayor presencia de dióxido de carbono en la atmósfera.

El anuncio del desastre se produjo unos días después de que el Comité del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO haya excluido de la lista de lugares «en peligro» la Gran Barrera de Coral australiana.

SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Santiago del Estero sufre el peor desmonte del mundo (y lo seguirá padeciendo)
[AUDIO] Presidenciales argentinas: Amnistía Internacional advirtió que "ningún candidato habla sobre Derechos Humanos"
Las propuestas de los países vaticinan que el efecto invernadero seguirá creciendo

Deje su comentario

*