Destacados Noticias

Río Turbio: La "joya negra" argentina que se parece (demasiado) a lo que promueve Trump

Si bien la Argentina repudió el portazo del presidente de los Estados Unidos al Acuerdo de París, nuestro país aún sostiene con millonarios fondos públicos el negocio del carbón de Yacimiento Carbonífero Río Turbio, que genera apenas del 3 por ciento de ingresos propios, contra el 97 de subsidios estatales.
Un trabajo de investigación sobre la matriz energética argentina afirma que la política local presenta similitudes con las que promueve el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.
Según el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), «salvo matices y diferencias en los órdenes de magnitud, la Argentina arrastra políticas similares a las que impulsa» el presidente norteamericano. En ese sentido, menciona el caso del Yacimiento Carbonífero Río Turbio.
De acuerdo al informe, Río Turbio presenta esta estructura financiera:

  • Su presupuesto total asciende a $4.360 millones anuales.
  • Con ingresos propios sólo cubrirá el 3% de su presupuesto.
  • El 97% restante de su presupuesto, o sea unos $4.216 millones, será cubierto por subsidios aportados por el Tesoro Nacional.

Para IDESA, con estos datos queda demostrado que «la Argentina también sigue políticas de protección a la minería del carbón. Si bien desde la década de los ’80 este mineral viene siendo desplazado como fuente de energía, el uso de fondos públicos para sostener una empresa que pretende producir energía a partir del carbón no se detuvo».
«Resulta contradictoria la decisión de adherir al Acuerdo de París y, en paralelo, contemplar en el presupuesto una importante partida de fondos para subsidiar una actividad que implica una “contribución negativa” a las metas de reducir el calentamiento global», advierte el centro de estudios.

Argentina y sus potenciales «limpios»

Tal como remarca el Instituto para el Desarrollo Argentino, «la Argentina es un país con envidiables ventajas para la generación de energías limpias. Aunque de origen fósil, el país tiene enormes potencialidades para la producción de gas convencional y de shale. Asimismo, cuenta con inmensas dotaciones naturales para producir energía hidroeléctrica, eólica y solar. Sin embargo, entre los años 2007 y 2017 se asignaron a Yacimiento Carbonífero Río Turbio U$S 3 mil millones desde el Tesoro nacional. Este monto usado para subsidiar la industria del carbón es similar a lo que requieren los 60 proyectos de energía eólica, solar, hidroeléctrica y biogás que se proyectan en el Plan de Energías Renovables (RenovAR 1.0 y 1.5)».
Un argumento que emparenta a la Argentina y a los Estados Unidos en el fomento de las «energías sucias» es la preservación del empleo. Para IDESA, esta justificación «es una excusa para defender intereses espurios. Por un lado, porque existen formas mucho más racionales, eficientes y justas de generar oportunidades laborales. Por el otro, porque casi el 40% de los recursos que el Estado transfirió a la empresa no se usaron para pagar salarios sino otras contrataciones administradas con escasa transparencia y dudosa racionalidad».
fuente: IDESA
 

SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Preocupante ataque a periodistas y activistas en Rusia
La recesión económica en América Latina pone en jaque los progresos sociales
La Colombia que recibió al Papa: Un proceso de paz en marcha, con una deuda social enorme y sin saldar

Deje su comentario

*