¿Qué hará María?

¿Qué hará María? (episodio 16)

Las heroínas de esta crónica fueron mujeres, ciudadanas, trabajadoras y amas de casa anónimas, hasta que la tragedia les asignó un bautismo inesperado: Madres del Dolor.

Por Lucio Casarini (cronista) y Daniela Díaz Arz (ilustradora)

—Martu decidió de grande que queria ser médica forense —cuenta Silvia Fredes—; yo le decía: pero vas a presenciar sangre y a vos te duele ver sufrir a la gente; me respondía: cuando los tenga que analizar ya van a estar muertos, no va a depender de mí su vida; primero quería recibirse de veterinaria, comprarse un campo para tener todos los animales ahí, que nadie los dejara abandonados en la calle; después imaginaba que quería convertirse en asistente social; con Oscar nos sacrificamos siempre para que nuestra hija encontrara un piso cuando fuera creciendo y tuviera recursos para estudiar.

El médico forense debe ser serio, concienzudo y de profunda ética, y examinar en persona cada cadáver o herido. Los detalles del caso deben registrarse con puño y letra del galeno. Nadie más puede redactar la memoria de la pesquisa. Un profesional no puede desentenderse de una autopsia solo porque detesta el olor de los muertos; ni sentarse cómodamente detrás de una cortina de incienso que neutraliza el hedor, dejar que sus discípulos realicen la tarea sin asesoramiento o permitir que otro escriba la reseña. De lo contrario, cualquier equivocación quedará sin verificar y corregir. Si hubiera alguna inexactitud, afectará tanto a los finados como a los vivos. Una pena capital por negligencia, sin justicia, cobrará una o más vidas adicionales, lo que a su vez dará lugar a enemistades y venganzas, prolongando el daño.

Song Ci, médico y juez chino, volcó esta diatriba en 1247 en su escrito La erradicación del mal – Casos de injusticia rectificada, el manual para resolver asesinatos más antiguo de la humanidad. El vademécum incluye instrucciones sobre cómo examinar y lavar un cuerpo, preparar informes de autopsia, proteger la evidencia, cuidar la imparcialidad de los investigadores o distinguir un suicidio. El erudito oriental es considerado padre de la criminología y también de una rama específica, la entomología forense, pues documentó el uso de insectos —entomos, en griego— y otros organismos necrófagos —necros, cadáver, y fago, comer— para identificar causa, lugar y tiempo de un deceso:

Un campesino de una aldea apareció muerto violentamente, abatido con una hoz. El uso de una herramienta para cosechar arrozales sugirió que otro labrador había cometido el crimen. El magistrado local abrió la investigación convocando a todos los sospechosos a la plaza del pueblo. Cada uno debía llevar su segadora de mano. Una vez reunidos, el árbitro ordenó a la más que decena de elegidos que colocaran sus instrumentos de trabajo en el suelo frente a ellos y luego retrocedieran unos metros. El sol de la tarde era cálido y mientras los lugareños, los posibles implicados y los funcionarios esperaban, moscas de color verde metálico brillante comenzaron a zumbar alrededor. Los insectos se fueron enfocando en una de las cuchillas que yacían en el piso. En instantes, muchos de aquellos diminutos seres voladores habían aterrizado en el utensilio y caminaban encima con interés. Ninguna de las otras hojas atrajo una sola de esas bonitas moscas. El dueño de la hoz se puso muy nervioso y solo pasaron minutos hasta que todos supieron quién era el homicida.

Martu en la playa.

Además de padre, la criminología tiene madre, la estadounidense Frances Glessner Lee, que emparda el talento y la meticulosidad de Song Ci. Ella fundó en 1936 el Departamento de Medicina Legal de la Universidad de Harvard y en paralelo realizó los Estudios acotados de muertes inexplicables, una serie de dioramas o maquetas que reconstruye escenas de homicidio con detalle y maestría asombrosos. La mujer se zambulló en el campo forense de manera lúdica, aficionada a los relatos de Sherlock Holmes, ideados por Arthur Conan Doyle, literato que era médico, igual que Glessner Lee y el polifacético sabio chino. El adjetivo forense proviene de la voz latina foro, que se traduce plaza o espacio público. En ese ámbito debatían los romanos sus litigios judiciales y variados asuntos.

Otro nombre ineludible de la ciencia criminalística es el argentino Juan Vucetich, pionero en la identificación de personas por sus huellas digitales. En 1891, este inmigrante croata inauguró el sistema trabajando para la Policía de la Provincia de Buenos Aires. La eficacia del mecanismo quedó probada al año siguiente con el caso de Francisca Rojas, autora del degollamiento de sus dos hijos, un varón de seis años y una nena de cuatro, en la ciudad de Necochea. El indicio de cargo concluyente fue el pulgar derecho de la filicida, cuya estampa ensangrentada quedó impresa en el área.

El reinado del sello dactilar como método óptimo para la certificación de individuos duró casi un siglo. Hasta 1984, cuando Alec Jeffreys, bioquímico inglés, constató que la secuencia genética de cada ser humano es, igual que el croquis de la yema de los dedos, única e irrepetible. El hallazgo fue ratificado por la disciplina pericial en 1987 al atribuirle a Colin Pitchfork, panadero británico, el semen expelido en Lynda Mann y Dawn Ashworth. Estas, ambas de 15 años, habían sido violadas y estranguladas en ataques diferentes en el condado de Leicestershire.

—Vi a mi hija tirada y pensé: ella quería ser forense, la ironía de la vida hizo que todo fuera al revés —se acongoja Silvia Fredes sobre el momento del pánico—; en realidad, solo divisé sus zapatillas Adidas asomando de la carpita o gazebo puesto por la Policía para preservar el cuerpo; mientras estaba en esa circunstancia, un hombre bajó de un auto a los gritos, desesperado, insultando; encaró a mi marido, lo empujó, le quiso pegar; alguien lo calmó, le dijo que la persona que estaba en el asfalto no era la hermana de el, sino la hija de Oscar; cuando alzó la vista descubrió a la que inquiría sentada del otro lado de la calle entre las amigas de Martu; yo no la recordaba; el tipo le pidió perdón a mi esposo; por el altercado me fue imposible observar cuando subieron a nuestra hija a la morguera; vi cerrarse la puerta; creo que ella no quería que la contemplara así; paradoja del destino, siempre ansié que trabajara de lo que había elegido y ahora se la llevaban en una bolsa negra.

Martu posa para la foto.

**********

«Atropellan y matan a una chica en Villa Crespo: escaparon», tituló el diario Clarín el 15 de febrero de 2016. «Martina Miranda tenía 16 años. Buscan testigos del hecho del que participó un Chevrolet Corsa gris», resume la bajada. «El accidente ocurrió en las primeras horas del domingo en la esquina de Scalabrini Ortiz y Vera», narra la crónica. «Martina estaba cruzando la avenida junto con su novio; la joven murió a los pocos minutos; era hija única, la familia está destrozada», amplía; «fuentes de la Ciudad informaron que la cámara de la zona alcanzó a tomar imágenes; la Policía Federal está buscando al autor; que cualquier testigo que tenga información la presente en la Comisaría 27».

—Llegamos a casa después de estar dos horas ahí, mientras Martina permanecía en el asfalto —recuerda Silvia—; caminamos por inercia, empujados por amigos; la puerta del departamento quedó abierta, la gente entraba y salía; Oscar lloraba gritando, tenía un ataque de nervios; yo no podía exteriorizar, mis gritos estaban adentro; me retumbaba en la cabeza: por qué, por qué ella; una amiga telefoneó a la obra social para que atendieran a mi marido; vino una doctora, tenía más miedo que todos nosotros; le dio unos calmantes; apareció un abogado conocido, Gabriel Becker, se sentó en el living de casa; me dijo: me llamo Gabriel, puedo ser el representante legal de ustedes.

—Me mandó una conocida de mi hija —explica este—, excompañera de la primaria de Martina.

—Gabriel trabaja con las Madres del Dolor —agrega Silvia—; con su arribo, sin saberlo, empezamos a unirnos a ellas; en simultáneo, la misma amiga que habló a la obra social se comunicó con la Asociación; dialogó con Silvia Irigaray, que nos contactó; Viviam Perrone me mandó un mensaje, me dijo: pusimos en Twitter te vamos a encontrar; como advertencia para ese homicida desconocido.

Martu y Tibon.

«Te vamos a encontrar!», se leyó en el Twitter e igualmente en el Facebook de la ACMdD junto a un retrato de la víctima. «A vos que mataste y abandonaste a Martina Miranda de 16 años en Scalabrini Ortiz y Vera, Villa Crespo. Chevrolet Corsa gris es el auto que atropelló y se fugó».

—Al funeral en la Chacarita fue una multitud, amigas y amigos que no conocíamos —hace memoria Cacho—; se nos acercaban a abrazarnos; nos decían llorando lo excelente que era ella; al tiempo supimos que Villanueva está en el mismo cementerio; encima eso; una vez fuimos, logramos ver dónde lo depositaron.

—Empezó el rastreo de indicios —continúa Becker—; mirar las cámaras para ver si el vehículo había frenado, si había escapado, si Martina había cruzado bien; era el principio; la búsqueda de testigos; el desconsuelo de pensar que quizás nunca se sabría quién era el asesino.

—Nos hicieron entrevistas para la televisión, la radio y los diarios —retoma Oscar—; a la semana del hecho lideramos una marcha en el lugar; fue una masa de gente; se acercaba y nos decían que habían tratado a Martina; otra vez ignorábamos quiénes eran; hubo amigos y vecinos; también pibes de las murgas de Atlanta y Los movedizos de Villa Crespo.

—Conocí en persona a Viviam e Isabel Yaconis durante la protesta —se ilumina Silvia—; las había visto y oído mil veces en la televisión; me acerqué y las abracé, le dije a Viviam: por qué, por qué nuestra hija; los periodistas hablaron con ellas, que nunca se pusieron encima de nosotros, permanecieron muy respetuosamente al costado.

—La movilización fue el 22 de febrero, hubo unos 800 participantes —precisa Becker—; visibilizar el caso era la forma de que saltara quién era el culpable, que alguien hablara; funcionó, porque el alboroto fue visto por el mecánico que hizo el llamado anónimo a la Policía.

—Habíamos conseguido fotos del coche de una forma increíble —revela Cacho, que aventajó a los investigadores en la búsqueda del rodado—; una amiga de Martina las había recibido del novio y este de otra fulana; el auto había ido enfrente de donde vivía la última.

Silvia, Gabriel Becker, Viviam Perrone, David Berstein y Walter Perrone (papá de Viviam).

**********

«Martina», dice la estrella amarilla grabada en el cartel de chapa clavado junto al lugar de la tragedia, primer homenaje para la dueña de Tibon. Desde su colocación, los Miranda participan, igual que miles de argentinos, en la campaña nacional que difunde ese símbolo y también en iniciativas similares, como la que promueve las bicicletas blancas, expuestas en los hitos en que pierde la vida un ciclista.

Ese fue apenas el arranque. La mamá de Martu comenzó a involucrarse en los proyectos de la ACMdD, más que nada los referidos al drama vehicular. Junto a Viviam Perrone, es voluntaria de la Agencia Nacional de Seguridad Vial y su calendario de conmemoraciones emblemáticas: por ejemplo, los días de la Víctima Vial (21 de noviembre), la Víctima Vial con Discapacidad (14 de abril), la Seguridad Vial (10 de junio) y el Peatón (17 de agosto). Esta fecha fue establecida en recuerdo de la primera tragedia registrada de un caminante por un automóvil, que afectó a la inglesa Bridget Driscoll, atropellada y muerta en 1897 en Londres.

El Alcohol Cero al volante, que aspira a convertirse en ley para todo el país, es uno de los desafíos acuciantes de la ANSV. En la actualidad, la rige en ocho provincias: Córdoba, Salta, Tucumán, Entre Ríos, Jujuy, Río Negro, Chubut y Santa Cruz. Igualmente en las localidades de Mar del Plata, Rosario, Santa Fe, Pueblo Esther, Neuquén, Ushuaia, Río Grande, Posadas, El Bolsón, General Rodríguez, Rada Tilly, Moreno, Morón y Tigre.

En Europa, cada nuevo modelo de auto debe llevar un artefacto que mide la presencia de alcohol en el conductor; sin el test o con exceso etílico, el motor permanecerá apagado.

Semejantes disposiciones tienen fundamentos humanitarios y asimismo económicos. Los hechos de tránsito cuestan en promedio un 3% del Producto Bruto Interno de los países, según la ONU. En la Argentina hay un siniestro automotor cada 24 segundos, calcula la Superintendencia de Seguros de la Nación.

Silvia pone el hombro de manera paralela en la divulgación de apuestas de la ACMdD que apuntan a estragos alternativos. Un avance paradigmático es el Registro Nacional de Datos Genéticos vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual, que tiene como adalid a Isabel Yaconis y constituye un intento de importar el acervo de Alec Jeffreys.

El mural Flores para Martina, inaugurado en 2021 en el barrio de Villa Crespo, es el máximo memorial dedicado a la hija de los Miranda y una de las obras de arte plástico más impresionantes de la capital argentina. Abarca 1600 metros cuadrados de pared, la superficie de una cancha de fútbol profesional, cubiertos por Victoria Ferreyra, la autora, durante 40 días de trabajo con 400 litros de látex donados por el empresario Cristian Pugliese. La creación embellece los dos tapiales que delimitan la plaza John Malcolm, que conecta las calles Gurruchaga y Serrano, atravesando la manzana que estas forman con Jufré y Castillo. Silvia acudió a Ferreyra tras contemplar una composición por el estilo que esta plasmó en el Parque Las Heras, otro espacio verde porteño, en recuerdo de Lola Chomnalez, asimismo adolescente presa de un homicidio, aunque por estrangulamiento.

Oscar y Silvia junto al mural Flores para Martina.

En la presentación, Silvia, Oscar, Ferreyra y Pugliese descubrieron una placa mientras la cantante Julia Zenko entonaba el tema Honrar la vida, de Eladia Blázquez. Como apertura, Lourdes Romano, violinista de 13 años, tocó Let it be, de Los Beatles. Entre el centenar de asistentes estuvieron las restantes Madres del Dolor y se destacaron cuatro familiares de damnificados a quienes los Miranda dieron un sitio primordial: Adriana y Diego, papás de Lola Chomnalez, y Graciela y Silvino, progenitores de Fernando Báez Sosa, fallecido igualmente por manos criminales.

Julia Zenko canta durante la inauguración del mural; detrás están Silvia y Oscar acompañados por Victoria Ferreyra, Cristian Pugliese, los padres de Fernando Báez Sosa y los de Lola Chomnalez.

Flores para Martina incluye dos retratos de la chica. Ambos se elevan dos metros sobre el suelo. Uno, ubicado cerca de la calle Serrano, ilustra el rostro sonriente de la joven junto a los de Frida Kahlo y la Madre Teresa de Calcuta. El otro, cercano a Gurruchaga, presenta a la piba de cuerpo entero y ataviada con vestido color cielo hasta el piso, alas de igual tono y un ramo de rosas carmesí en la mano derecha; junto a esta segunda silueta se lee en letras blancas cursivas: «trascender es seguir viviendo», frase pronunciada por Juan Alberto Badía, el presentador televisivo, antes de morir en 2012 como consecuencia de un cáncer; todo sobre superficie granate, y con base de margaritas blancas y rojas. En otros pasajes de la gigantesca pintura hay una pareja de elefantes y otra de colibrís que evocan el Día de los Enamorados.

«Trascender es seguir viviendo», dice el mural junto al retrato de Martina.

«Creo que el arte es un lenguaje universal», dijo Victoria Ferreyra; «cuando lo juntás con la resiliencia y lo ponés al servicio de la comunidad, podés visibilizar las causas que requieren más atención. Lo que percibí es que ella era una adolescente con alas, como una princesa de cuento; por su estética, su ternura, sus tatuajes y símbolos; por eso la pintamos con alas, y al lado de retratos de Frida Kahlo y la Madre Teresa de Calcuta. Queríamos hacer algo que transmita compasión y sentimientos. Cuando yo pinto, pinto vida. La plaza estaba con las paredes vandalizadas y deterioradas, al límite del gris y negro; de ser una superficie muerta, pasó a cobrar una vida intensa a través de los colores; esto ayuda a los estados de ánimo de las personas que la observen».

Dos colaboradores de la artista Victoria Ferreyra trabajando en el mural Flores para Martina.

**********

—Después de reconocer a nuestra hija en la morgue, Oscar fue a la Comisaría 27 para que le devolvieran las pertenencias de ella —relata Silvia—; tiró la mayoría de las cosas, que estaban ensangrentadas; solo trajo las zapatillas y la cadenita de oro, que Martu había profetizado que el día que se la sacara no se la iba a volver a colgar y así fue, la tengo puesta yo; ahí nos dimos cuenta de que le habían robado el celular, porque jamás nos lo entregaron.

—Era el último iPhone de ese momento —observa Cacho—; ella era fanática de los teléfonos móviles, tuvo el primero cuando salió de la primaria y le gustaba en particular ese modelo.

—Ese año ella hubiese viajado con el padre a Nueva York —agrega la mamá—; había rechazado la fiesta de 15 a cambio del iPhone, una compu y el viaje; yo no iba por un tema económico, habíamos decidido de esa manera y quedó pendiente; por más intentos que hicimos no pudimos recuperar las últimas fotos; en un iPhone el sistema operativo se bloquea; el celu era su diario íntimo, tenía todo ahí; ella nunca publicaba las imágenes directamente en Instagram o Twitter, lo hacía después; miraba cuál, cómo.

—Al llegar al escenario vi el teléfono al lado de Martina mientras estaba tirada en la calle —narra el papá—; lo quise agarrar y un uniformado me dijo que no, que las cosas se entregaban después, porque eran evidencia; fue la Policía, no hay otra posibilidad.

El hurto calamitoso, que se castiga con prisión de uno a seis años, ocurre cuando alguien, aprovechándose de una desgracia, infortunio o conmoción pública, se apodera ilegítimamente de un objeto. El Protocolo de Actuación en Siniestros Viales, publicado en 2018 por el Ministerio de Justicia de la Nación, se propone evitar esta y otras anomalías. La ACMdD colaboró en la redacción del texto, cuyos desafíos básicos son la atención de los damnificados y el resguardo de la prueba. La descoordinación entre bomberos, fuerzas de seguridad, defensa civil, personal de tránsito y servicios de emergencia echa a perder de forma habitual indicios sustantivos.

Silvia Irigaray, la hermana Martha Pelloni, Silvia Fredes e Isabel Yaconis.

Otro esfuerzo de la esposa de Cacho y el resto de las Madres del Dolor es impulsar la figura del homicidio al volante y equipararla al simple, con un castigo de 8 a 25 años de prisión. El proyecto de ley, avalado por la ANSV, fue dirigido en 2022 al cuerpo de Legislación Penal de la Cámara de Diputados.

—La reprimenda por crímenes de tránsito es bajísima —lamenta Becker—; fue de dos a cinco años de confinamiento hasta que logramos que la suban de tres a seis; pero un fallo de tres excluye las rejas; como un mínimo progreso de carácter parcial, con la Asociación recomendamos que sea de tres y medio a ocho y medio; eso implicaría el cumplimiento efectivo.

El Ministerio de Justicia de la República ha calculado que de cada diez tragedias viales, siete concluyen en sobreseimiento. Las restantes derivan en juicio a prueba de conducta, proceso abreviado, absolución, archivo o rebeldía. En los pocos sumarios con veredicto condenatorio, los reos permanecen en libertad.

—Los accidentes ocurren, pero lo de nuestra hija es otra cosa, un asesinato, a ella la mataron —dice Silvia—; sé que Damián Villanueva esa mañana no se despertó y mientras se peinaba resolvió: hoy voy a liquidar a Martina; sé que no; pero salió, tomó, manejó un auto, pasó el semáforo en rojo, la atropelló y escapó de contramano; el había decidido salir esa noche; el había decidido tomar; el había decidido conducir a alta velocidad; el había decidido seguir de largo; y después se suicidó; cerró la puerta con llave y tiró la llave; se quitó la vida y ya está; no nos dejó hacer nada; quizás porque Martina era enorme, era demasiado para este mundo, se la llevaron así, de repente; ese destino final le jugó una mala pasada y no estuvimos ahí para cambiarlo.

Silvia Fredes, Silvia Irigaray, Marta Canillas, Viviam Perrone, Elvira Torres, Isabel Yaconis y Nora Iglesias, de la ACMdD.

     **********

Kimberley Corman, la joven encantadora de 19 años, cabello castaño, pupilas celestes y mirada nostálgica, acaba de expirar en medio de una de las catástrofes viales más espeluznantes de la cinematografía, mientras iba al volante de su Chevrolet roja de cinco puertas una mañana primaveral idílica por la Ruta 23 hacia unas vacaciones en las playas de Daytona, estado de Florida. Entre el ruido ensordecedor de los múltiples choques y explosiones, por un instante pareció colarse un eco de la radio, como si aullara todavía con Carretera al infierno, el rocanrol de ACDC. La hilarante Shaina, de melena dorada, que iba de copiloto, y Dano y Frankie, los sabandijas también rubios que bromeaban en el asiento trasero, yacen inermes junto a la morocha. Los conductores del transporte de carga color marfil, la moto Kawasaki 750 negra, la furgoneta blanca, el Ford Mustang azul y otros vehículos han corrido igual suerte.

La protagonista de pronto reacciona, abre los ojos y cae en la cuenta de que la hecatombe fue una visión o arrobamiento que duró lo que un relámpago. Suspira aliviada, siente que el alma le vuelve al cuerpo, al comprobar que ella y sus amigos están ilesos a bordo de la camioneta, detenida en un semáforo a punto de empalmar la 23. A pesar de ello, una oteada en derredor le descubre indicios incontrastables de que lo que ha avizorado en su mente es un presagio de algo que va a suceder de forma inmediata. Convencida del peligro, para perplejidad de los demás, gira el rodado y lo atraviesa delante del tráfico que está a sus espaldas con el objeto de poner a salvo la mayor cantidad posible de gente, pues la zona del desastre que vislumbró queda un trecho más adelante, sobre la autovía. Al tiempo que discute con un efectivo policial que le ordena liberar la calle, Kimberley observa aterrada la cinta asfáltica muy húmeda, como si recién acabara de llover, y el camión gris de porte considerable repleto de troncos enormes amarrados con cadenas oxidadas que se adelanta salpicando el entorno.

Fuentes

El apelativo Song Ci se compone de dos términos; el primero corresponde a la dinastía imperante; el segundo significa maestro («Despierta a…», Msn.com). El resultado podría interpretarse: doctor o magistrado de la administración Song, quizás una especie de título o cargo oficial. Esta transliteración del autógrafo es usada por el español Antonio Garrido en su novela histórica El lector de cadáveres, que tiene como estrella al padre de la entomología forense.

Los fragmentos citados provienen de la versión en inglés del estadounidense Brian McKnight (pp. 90-91 y 69-70, traducción propia). Este, para referirse al erudito, elige la forma Sung Tz’u, variante que el presente relato evita dado que puede confundirse con alguien prácticamente homónimo, el general Sun Tzu, compositor de El arte de la guerra.

El cronista, con el fin de escrutar su tarea, ha compartido el relato con representantes de la cultura china en Buenos Aires: Instituto Superior de Intérpretes de Idioma Chino (Isiic.edu.ar), Instituto Confucio (Institutoconfucio.edu.ar), Asociación Cultural Chino-Argentina (Chinoargentina.org.ar), Instituto Sin Heng (Institutosinheng.com).

De más está decir que hurgar en el acervo de ese país excede las posibilidades de esta pesquisa. En la tradición occidental, Hipócrates (tomo 4, De morbis) es un antecedente significativo en el estudio de restos humanos.

Los conceptos de criminología y criminalística son igualmente motivo de entredicho. El Diccionario de la Lengua Española define el primero como «una ciencia social que estudia las causas y circunstancias de los distintos delitos, la personalidad de los delincuentes y el tratamiento adecuado para su represión». El austríaco Hans Gross, contemporáneo de Vucetich, describe la criminalística con estas palabras: «el análisis sistemático de las huellas dejadas por el culpable» (p. 133).

El legado del argentino de procedencia eslava —su acreditación nativa es Iván Vucetic Kovacevic—, se conserva en dos escritos cuyos originales guarda la Universidad de Harvard (Dactiloscopía comparada e Instrucciones generales…). La influencia del pionero del rastro dactilar es estimada por García Ferrari. La obra de Glessner Lee es ponderada por Goldfarb.

Las estrellas amarillas surgieron en la Argentina (Estrellasamarillas.org.ar) por iniciativa de Silvia González, mamá de Sacha Viguera, y Teresa Salas, mamá de Paolo Mellano. Las bicicletas blancas son internacionales (Harper, Tom…, Daily Mail).

El caso Bridget Driscoll y el Día del Peatón están en la prensa («El peatón…», Télam). También las jornadas de la Víctima Vial («Día mundial…», Un.org), la Víctima Vial con Discapacidad («Día de…», Eleditorplatense.com.ar) y la Seguridad Vial («Día Nacional…», Clarín).

Las noticias narran igualmente la expansión del Alcohol Cero en el país («Ley de…», Argentina.gob.ar), la regla de Europa para los modelos nuevos de coche («Alcoholímetro antiarranque…», Autobild.es), y los cálculos de la ONU («Día Mundial…», Un.org) y la Superintendencia de Seguros de la Nación («Se produce…», Diario Popular).

El mural Flores para Martina está asimismo en los periódicos («Flores para…», Infobae.com; «Imponente mural…», Cadena3.com; «Inauguraron el…», Grupolaprovincia.com; «Inauguraron el…», Noticiasde.com.ar; Casarini, Lucio…, Testimonios.ar; Casarini, Lucio…, Vozporvos.com.ar); igual que las palabras de Victoria Ferreyra («Flores para…», Tn.com.ar).

Meses después de la inauguración, los Miranda descubrieron una segunda placa. «Declárase de interés cultural el mural Flores para Martina«, dice la leyenda firmada por la Legislatura porteña (Despacho 168/2021…). La gestión fue promovida por el diputado Ariel Álvarez Palma.

Lola Chomnalez tenía 15 años cuando fue herida a cuchillo y muerta por asfixia manual en 2014 mientras vacacionaba en las playas de Rocha, Uruguay; el caso permanece en el misterio (Rivas Molina…, Elpais.com). Fernando Báez Sosa tenía 20 al ser asesinado a golpes por una patota de rugbiers en otro sitio de veraneo, Villa Gesell («Crimen de…», Clarín).

Las noticias desarrollan además el proyecto para crear la figura del homicidio vial (Brunetto, Santiago…, Página 12), las estadísticas de condenas en la materia (Galinsky, Paula…, Clarín) y el Protocolo de Actuación («Un protocolo…», Argentina.gob.ar; Galinsky, Paula…, Clarín). El hurto calamitoso se encuentra en el Código Penal (artículo 163, inciso 2).

Silvia ha publicado una serie de cartas en diarios nacionales. La primera en 2017 (Gentile, Emmanuel…, Infobae.com) y las demás a continuación (Fredes, Silvia…, Infobae.com; Dossi, César…, 23/6/2019 y 23/2/2020; «‘Tres años…'», Infobae.com; «En el…», Infobae.com).

«Es tiempo de afrontar la inseguridad vial como lo que es: un enorme problema de salud pública y no una cuestión policíaca», ha planteado Pablo Martínez Carignano, director de la ANSV. «Control de los factores de riesgo vial (exceso de velocidad, consumo de alcohol y drogas, falta de casco, uso de celular, sillas infantiles) en todo el país, en todas las rutas, y hasta las últimas consecuencias», recomendó. «Normas acordes a la magnitud del problema. Suspensión temporal de la licencia ante faltas graves, la inhabilitación para reincidentes y la pena de prisión efectiva para los homicidas viales, con la creación de un fuero judicial especializado en la temática» (Martínez Carignano, Pablo…, Clarín).

Bibliografía

Libros

Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española. En Rae.es, Madrid.

García Ferrari, Mercedes. Marcas de identidad. Juan Vucetich y el surgimiento transnacional de la dactiloscopia (1888-1913). Prohistoria, Rosario, 2015.

Garrido, Antonio. El lector de cadáveres. Espasa, Madrid, 2011.

Glessner Lee, Frances. The nutshell studies of unexplained death. Monacelli, New York, 2004 (1896-1949).

Goldfarb, Bruce. 18 tiny deaths: The untold story of Frances Glessner Lee and the invention of modern forensics. Sourcebooks, Illinois, 2020.

Gross, Hans. Manual del juez (traducción de Máximo de Arredondo). La España Moderna, Madrid, 1894 (1893).

Hipócrates. Tratados. Gredos, Madrid, 2003 (s. IV a. C.).

Sun Tzu. El arte de la guerra. Poseidón, Buenos Aires, 2015 (s. V a. C.).

Sung Tz’u. The washing away of wrongs (translated by Brian E. McKnight). University of Michigan Press, 1981 (1247).

Academia

Rebollar, Alicia Irene. Mucho más que dolor y lazos de sangre. El activismo de las víctimas en la Asociación Madres del Dolor (tesis de licenciatura en Antropología Social, Universidad Nacional de San Martín). Dunken, Buenos Aires, 2019.

Vucetich, Juan. Dactiloscopia comparada. Congreso Médico Latinoamericano, Buenos Aires, 1904. Harvard University Press.

Vucetich, Juan. Instrucciones generales para el sistema antropométrico e impresiones digitales. Solá, Sesé y compañeros, La Plata, 1896 (1894). Harvard University Press.

Documentos

Código Penal de la Nación. Ley 11.179/1984. República Argentina. Boletín Oficial 22/8/1984.

Despacho 168/2021. «Declárase de interés cultural el mural Flores para Martina». Comisión de Tránsito y Transporte, Legislatura CABA. Exp. 1282-D-2021.

Miranda, Martina Camila. NN s/homicidio culposo. Causa 10049/2016. Juzgado Nacional en lo Criminal de Instrucción 27, CABA.

Protocolo de actuación en siniestros viales. Guía para la intervención coordinada en el lugar del hecho. Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. República Argentina. 2018.

Villanueva, Sergio Damián. NN s/suicidio. Causa I-19-28.540/2016. Fiscalía de Instrucción 19, CABA.

Prensa

«Alcoholímetro antiarranque: obligatorio desde el 6 de julio». Autobild.es, 17/3/2022, Madrid.

«Atropellan y matan a una chica en Villa Crespo: escaparon». Clarín, Buenos Aires, 15/2/2016.

Brunetto, Santiago. «Tras la muerte de la ciclista en Palermo piden crear la figura del homicidio vial». Página 12, Buenos Aires, 4/1/2022.

Casarini, Lucio. «Silvia Fredes: ‘En cada pincelada de amor de este mural Martina sigue trascendiendo'». Testimonios.ar, Buenos Aires, 24/12/2021.

Casarini, Lucio. «Silvia Fredes: ‘Hay flores, animales, luz y sobre todo está Martina'». Vozporvos.com.ar, Buenos Aires, 7/3/2021.

«Crimen de Fernando Báez Sosa: el juicio comenzará el 2 de enero de 2023 en Dolores y tendrá unos 130 testigos». Clarín, Buenos Aires, 15/10/2021.

«Despierta a tu criminólogo interno con estos misterios sobre la ciencia forense». Msn.com, México, 3/5/2011.

«Día de la víctima con discapacidad por hechos de tránsito». Eleditorplatense.com.ar, La Plata, 14/4/2021.

«Día mundial en recuerdo de las víctimas de accidentes de tráfico». Un.org, Ginebra.

«Día Nacional de la Seguridad Vial: por qué se conmemora». Clarín, Buenos Aires, 10/6/2020.

Dossi, César. «Hace tres años que es una Madre del Dolor y hoy hace un llamado de atención a la sociedad». Clarín, Buenos Aires, 23/6/2019.

——————. «Una Madre del Dolor recuerda a su hija, y le exige a la Justicia que despierte». Clarín, Buenos Aires, 23/2/2020.

«El peatón, el eslabón más vulnerable en el sistema de tránsito». Télam, Buenos Aires, 17/8/2021 (En Telam.com.ar).

«En el Día de la Seguridad Vial, la emotiva carta de una mujer que perdió a su única hija de 16 años en un accidente». Infobae.com, Buenos Aires, 11/6/2019.

«Flores para Martina: inauguraron mural de 1600 metros para recordar a una víctima del tránsito». Infobae.com, Buenos Aires, 18/2/2021.

«Flores para Martina: la historia de la adolescente víctima de un crimen vial que hoy brilla en la plaza de su barrio». Tn.com.ar, Buenos Aires, 11/2/2021.

Fredes, Silvia. «Perdí a mi hija en un siniestro vial, mi vida nunca volvió a ser la misma». Infobae.com, Buenos Aires, 18/11/2018.

Galinsky, Paula. «Tragedias viales: ante la falta de condenas, un protocolo cuidará mejor las pruebas». Clarín, Buenos Aires, 30/7/2018.

Gentile, Emmanuel. «La desgarradora carta de una madre: su única hija murió y el joven que la atropelló se suicidó dos días después». Infobae.com, Buenos Aires, 19/11/2017.

Harper, Tom. «White ghost bikes pay tribute to dead riders in danger spots across britain». Daily Mail, London, 1/10/2008.

«Imponente mural para recordar a Martina, víctima del tránsito». Cadena3.com, Córdoba, 16/2/2021.

«Inauguraron el mural Flores para Martina, un homenaje a la joven que murió atropellada en 2016». Grupolaprovincia.com, Buenos Aires, 16/2/2021.

«Inauguraron el mural Flores para Martina, un homenaje a la joven que murió atropellada en 2016». Noticiasde.com.ar, Buenos Aires, 17/2/2021.

«Ley de alcohol cero al volante para una nueva cultura vial». Argentina.gob.ar, Buenos Aires, 10/6/2022.

Martínez Carignano, Pablo. «Un muerto por hora en accidentes de tránsito, tema de salud pública». Clarín, Buenos Aires, 21/8/2018.

«Murió una adolescente atropellada». Página 12, Buenos Aires, 16/2/2016.

Rivas Molina, Federico. «El ADN arroja luz ocho años después sobre el femicidio de la argentina Lola Chomnalez». Elpais.com, Madrid, 23/5/2022.

«Se produce un choque cada 24 segundos en el país». Diario Popular, Buenos Aires, 9/9/2018.

«‘Tres años de tu último te amo’: murió en un siniestro vial en San Valentín y sus padres la recuerdan con una carta». Infobae.com. Buenos Aires, 14/2/2019.

«Un conductor pasó en rojo, atropelló y mató a una adolescente y huyó». Diariojornada.com.ar, Buenos Aires, 15/2/2016.

«Un protocolo para saber cómo actuar en un siniestro vial». Argentina.gob.ar, Buenos Aires, 1°/8/2018.

Audiovisual

Ellis, David R. Destino final 2. New Line Cinema – Warner Bros, California, 2003.

Internet

Chinoargentina.org.ar

Estrellasamarillas.org.ar

Facebook.com/Madresdeldolor

Institutoconfucio.edu.ar

Institutosinheng.com

Isiic.edu.ar

Rae.es

Un.org

Poema

¿Qué hará María? En la tierra / ya no se arraiga su vida / ¿Dónde irá? Su pecho encierra / tan honda y vivaz herida, / tanta congoja y pasión, / que para ella es infecundo / todo consuelo del mundo, / burla horrible su contento; / su compasión un tormento; / su sonrisa una irrisión.

Estos versos del poema La cautiva, de Esteban Echeverría, rinden homenaje a las mujeres que padecen la violencia ejercida sobre ellas y los suyos. Las heroínas de la presente crónica fueron ciudadanas, trabajadoras y amas de casa anónimas, hasta que la tragedia les asignó un bautismo inesperado: Madres del Dolor.

Citas y signos

La forma de reproducir los dichos de otros suele cambiar con los autores, los géneros y las tradiciones. Por eso, quizás sea útil explicitar el criterio aplicado en esta narración, que involucra dos signos ortográficos:

  1. El guión de diálogo o raya (—): Acompaña las declaraciones recogidas personalmente; esto quiere decir, producto del contacto del autor (también podría ser un colaborador suyo) con alguien; sea cara a cara o mediante algún sistema de comunicación, como por ejemplo el teléfono o internet. Estas citas son directas cuando refieren palabras del propio entrevistado e indirectas cuando reproducen los dichos de alguien contados por un tercero. Una función alternativa de la raya en la presente crónica es encerrar conceptos u oraciones aclaratorios.
  2. La comilla («): Se ha aplicado en las alocuciones extraídas de distintos registros materiales. La bibliografía anexa propone estas categorías: libros, academia, documentos, prensa, internet y audiovisual. Es el único cometido de la comilla en la historia.
SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Anticipo: Un relato ante el cual nadie podrá considerarse indiferente
¿Qué hará María? (episodio 4)
¿Qué hará María? (episodio 18)

Comentarios Cerrados