• Home »
  • Noticias »
  • Accidentes o siniestros, ¿quién controla (y cómo) el tránsito en la Argentina?
Accidentes o siniestros, ¿quién controla (y cómo) el tránsito en la Argentina?

Accidentes o siniestros, ¿quién controla (y cómo) el tránsito en la Argentina?

El caso de un camión manejado con una persona alcoholizada que chocó un auto y mató a un padre y a su hijo, reaviva el debate sobre el modo en que el Estado regula, controla y castiga a los conductores al volante. 

El caso del camión que, a toda velocidad, embistió un vehículo y mató a sus dos ocupantes (un padre y su hijo) encendió nuevamente el debate (y las dudas) sobre las políticas de tránsito en la Argentina.

Los interrogantes son múltiples; van desde el modo en que los vehículos son fabricados, pasando por la evaluación de manejo de los conductores y hasta el control de los mismos.

Que un camión viaje a cien kilómetros por hora en plena ciudad de Buenos Aires no deja de ser un dato preocupante. ¿Acaso es imposible fijar límites de velocidad (en el propio vehículo) para transportes de carga que circulan el ejido urbano? ¿Cómo es posible que los controles de tránsito casi ni se vean en la ciudad, ni de día y mucho menos de noche? ¿Qué sucedió para que el conductor del camión, alcoholizado, no haya percibido el peligro de conducir embriagado y/o de no temer ser detenido por las autoridades de control? Las preguntas son muchas, las respuestas intentan abarcarlas; pero no alcanza.

En una charla en FM Milenium con Gustavo Brambati, gerente general del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) fuimos intentando despejar algunos de estos interrogantes.

Nos queda claro que, todo lo que refiere a circulación de vehículos (y el manejo de los mismos) está lejos de ser un tema central en la discusión pública argentina. Y más aún, nos queda la certeza de que si no hay más y mejor intervención del Estado en la cuestión será difícil evitar estos episodios como el de Villa Real; sólo la fortuna hará que no se repitan.

Diego CorbalánDirector de Voz por Vos@diegoacorbalan (2)

Compartir