• Home »
  • Destacados »
  • Francia no solo es el país de la mejor comida… también es el que menos alimento tira a la basura
Francia no solo es el país de la mejor comida… también es el que menos alimento tira a la basura

Francia no solo es el país de la mejor comida… también es el que menos alimento tira a la basura

El país europeo está en el tope del ranking de buenas prácticas para reducir al mínimo el desperdicio tanto en la producción como en el consumo de alimentos. Estados Unidos obtuvo una baja nota por mal manejo de los suelos, incorrecto uso de fertilizantes y mala alimentación.

Nada parece casual en Francia a la hora de hablar de alimentos. Mientras sus manjares son reconocidos históricamente, el país también obtiene máxima puntuación en el tratamiento de la comida que se transforma en desperdicio.

Según el último informe del Índice de Sostenibilidad Alimentaria 2017Francia es el país más sostenible para la alimentación debido a su lucha contra el desperdicio de alimentos.

Esto se debe, entre otras razones, a regulaciones públicas muy rígidas como, por ejemplo la que obliga a los supermercados a que no tiren los alimentos próximos a vencer (están obligados a donarlos a bancos de alimentos y organizaciones de ayuda social) o que los restaurantes deben ofrecerles a sus clientes bolsas para llevarse la comida que sobra.

Tres pilares de la alimentación sustentable

Son tres los ejes que componen el indicador que elabora el Índice de Sostenibilidad Alimentaria:

  • agricultura sostenible
  • desafíos nutricionales
  • desperdicio alimentario

Además de Francia, le siguen en el ranking Japón, Alemania, España, Suecia, Portugal, Italia, Corea del Sur y Hungría mientras que de los países evaluados, los que menos esfuerzos realizan por la sustentabilidad alimentaria son Arabia Saudí, Egipto, Brasil, Marruecos, Túnez, Líbano, Indonesia, India y Emiratos Árabes Unidos

Todos somos «responsables alimentarios»

Los investigadores que elaboraron el Food Sustainability Index afirman que las responsabilidades para lograr una cadena alimentaria sustentable están tanto en manos de los gobiernos como en la de los consumidores. Dichas responsabilidades van desde evitar el desperdicio, reducir el gasto energético, achicar los excedentes en recursos como la tierra o el agua, como así también la reducción en la emisión de gases contaminantes.

Ser rico no significa ser sustentable

Uno de los casos más paradigmáticos de Índice de Sostenibilidad Alimentaria es el de Estados Unidos. Pese a ser uno país con altos ingresos per cápita obtuvo un bajo resultado en el indicador, detrás de países como Grecia o Sudáfrica. ¿La razón? El informe revela que en tierras estadounidenses existe un mal manejo del suelo para la producción de alimentos como así también de los fertilizantes, además de un excesivo consumo de carne, azúcares y grasas saturadas. Mientras Estados Unidos tiene un desperdicio de alimentos del orden de 40 por ciento de lo que produce, Francia registra apenas del 1,8 por ciento.

El último lugar del ranking lo ocupan los Emiratos Árabes Unidos, pese a ser uno de los países con mayor ingreso per cápita.

Etiopía, en tanto, ocupa un sitial aparte: pese a ser el país sondeado por el ranking con mayor pobreza, ocupa el puesto número 12 debido a sus prácticas eficientes para evitar desechar el alimento que produce.

Compartir