Por qué los argentinos no creemos en las instituciones

Por qué los argentinos no creemos en las instituciones

Sólo las universidades y algunas instituciones internacionales logran la confianza de nuestra población. La falta de solución a los principales problemas contribuye a este distanciamiento.

Según un estudio que realizó el Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21, solo 1 de cada 10 personas le dan credibilidad a las instituciones gubernamentales como el Congreso de la Nación, la Dirección Nacional Electoral, los partidos políticos, las entidades militares y la Policía. Una situación similar ocurre con las instituciones supranacionales como el Mercosur, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización Mundial de la Salud y el Vaticano, en las que solo creen 1 de cada 4 personas.

Es decir: los argentinos tenemos una relación distante y desconfiada de la institucionalidad en general, lo que se refleja tanto en el comportamiento de la ciudadanía en general y en la dirigencia en particular.

Cuatro aspectos coyunturales y puntuales explican e estado actual de incredulidad de la ciudadanía con las instituciones:

  • por un lado, la valoración sobre el rendimiento de las políticas de Estado es muy baja: solo 5,7% de los encuestados creen que las acciones desarrolladas para luchar contra la delincuencia en nuestro país son eficaces, mientras que el 5,6% cree que las medidas para combatir la corrupción, logran su cometido.
  • por otro lado, la actitud de los argentinos hacia los políticos es crucial: el 65% cree que la mayoría de los políticos en nuestro país no cumplen con sus promesas de campaña y casi la mitad de los encuestados opina que los políticos son incapaces de cumplir con sus deberes.
  • asimismo, la percepción de los encuestados sobre la situación económica actual. El 40% de los encuestados consideró que las condiciones económicas actuales son desfavorables.
  • finalmente, la evaluación de las funciones del Estado. 6 de cada 10 de los argentinos cree que la función judicial que brinda el Estado «funciona mal». En lo que respecta a la salud y la educación, 7 de cada 10 no considera que el sistema sea bueno ni malo.

Los resultados del estudio que hizo la Universidad Siglo 21 marcan que el nivel de desconfianza de los argentinos con respecto a las instituciones se incrementó en el 2017, en referencia al 2016.

La contrapartida de este descreimiento generalizado con las instituciones es la alta valoración de, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud y a las universidades argentinas.

Como contrapartida, la Asociación del Fútbol Argentino, el poder judicial argentino, los sindicatos y los partidos políticos se ubican entre las menos confiables. Estas instituciones perdieron credibilidad con respecto al año pasado.

Compartir