• Home »
  • Destacados »
  • Lucila Yaconis: Un homenaje a la joven cuyo casi que abrió la conciencia social hacia la violencia de género
Lucila Yaconis: Un homenaje a la joven cuyo casi que abrió la conciencia social hacia la violencia de género

Lucila Yaconis: Un homenaje a la joven cuyo casi que abrió la conciencia social hacia la violencia de género

Una plaza del barrio de Núñez de la ciudad de Buenos Aires lleva el nombre de la adolescente violada y asesinada en 2003. Su madre, Isabel Yaconis, recordó a su hija y relató su historia de lucha por justicia y por construir conciencia sobre la problemática.

Lucila Yaconis tenía 16 años cuando su  fue hallado en un terreno vecino a las vías del ferrocarril Mitre, en el barrio porteño de Núñez.

Allí la joven había sido violada y asesinada por un delincuente nunca encontrado.

En ese lugar, se inauguró una plaza con el nombre de la adolescente.

En diálogo con Diego Corbalán en FM Milenium, la mamá de Lucila, Isabel Yaconis, recordó a su hija y su lucha por lograr justicia y por concientizar sobre la violencia de género y la necesidad de contar con herramientas para actuar sobre el delito sexual.

«Cuando me enteré que había un ADN del asesino de mi hija, creí que en pocos días ese hombre iba a estar en la cárcel. Pero fue muy grande la frustración cuando me enteré que solamente se podía requerir al Servicio Penitenciario los datos de aquellos condenados que hubieran obtenido la libertad en esos días», recuerda Isabel.

Hacía falta un registro de violadores que recién años después se pudo poner en marcha gracias a su impulso y el de la asociación Madres del Dolor, institución de la cual ella es cofundadora.

«Yo le apuesto a la vida. Quise que ese lugar, a pocos metros de donde la mataron a Lucila, esté repleto de juegos, de verde», reflexiona Isabel Yaconis, intentando poner una barrera entre aquel dolor y su actual trabajo.

«Esta plaza es mi vida, es lo que me quedó y por lo que trabajé todos estos años, porque si no hubiera sido por los logros de estos 16 años ya mi vida no hubiera tenido sentido», dijo agregó la madre de Lucila al quedar inaugurada la plaza que lleva su nombre.

Compartir