«Parasite» y una «oda» a la desigualdad

«Parasite» y una «oda» a la desigualdad

La película coreana»Parasite» y una «oda» a la desigualdad del cine hacia uno de los grandes flagelos sociales de nuestros tiempos.

El film Parasite refleja la marcada desigualdad entre dos familias surcoreanas.

La película incomoda a no pocos espectadores, pero era el «único camino» para revelar una cruda realidad, según afirmó su director, Bong Joon-ho.

La historia de la rica familia Park y los pobres Kim se convirtió este año en el primer largometraje en lengua no inglesa que gana el Oscar a la mejor película.

Y también ganó otras tres estatuillas, lo que provocó un debate sobre la creciente brecha social en la cuarta economía más grande de Asia.

Bong Joon-ho reconoció que «puede que te sientas incómodo y no te gusten esas escenas, pero no quería atenuarlas».

«Quería ser lo más sincero posible sobre esta era de desigualdad. Incluso si puede parecer públicamente peligroso, era el único camino que esta película podía tomar», agregó.

El director coreano reveló que el veterano cineasta Martin Scorsese lo felicitó y se mostró expectante sobre su próxima película a través de una carta.

«Me dijo que descansara, pero solo un poco, y que volviera a trabajar, ya que está esperando mi próxima película», relató Bong Joon-ho.

Desigualdad, rostro presente de la crisis económica

No es que el mundo haya sido igualitario.

Se trata que hoy por hoy las demandas sociales crecieron y de complejizaron, en un mundo de prosperidad para todos prometido hasta el infinito, pero poco concreto para bastos sectores sociales.

Hoy por hoy la desigualdad es una realidad que golpea incluso en el primer mundo.

En los Estados Unidos, por ejemplo los años de expansión económica no llegaron a todos los hogares norteamericanos.

Tras 11 años de crecimiento record, el desempleo se encuentra en los niveles más bajo de los últimos cincuenta años.

Incluso los salarios crecieron en todos los ámbitos.

Pero las principales ventajas de una economía fuerte todavía están sesgadas hacia los blancos, los hombres y los altos ingresos.

Así lo refleja estudio del Instituto de Política Económica.

Los resultados contradicen las afirmaciones clave de Donald Trump.

El presidente dice con frecuencia que la economía va mejor que nunca y argumenta que los sectores demográficos previamente olvidados se están beneficiando de un “auge del trabajo manual”.

Sin embargo, las disparidades se están agravando y la brecha salarial entre negros y blancos, aumenta.

Según el estudio, esta distancia ahora es mayor que en el 2000.

«Parasite» y una «oda» a la desigualdad social en Corea del Sur es una ventana para mirar al interior de una problemática presente en muchos otros países.

Compartir