• Home »
  • Destacados »
  • Rusia 2018: Por qué los que perdieron (desde antes del Mundial) son los Derechos Humanos
Rusia 2018: Por qué los que perdieron (desde antes del Mundial) son los Derechos Humanos

Rusia 2018: Por qué los que perdieron (desde antes del Mundial) son los Derechos Humanos

Organizaciones de defensa de los derechos humanos como Amnistía Internacional (AI), Human Rights Watch (HRW) y varias ONGs rusas alzaron la voz sobre el asunto.

La FIFA recibió una carta de una docena de organizaciones para que presionara a Moscú.

El organismo contestó que tienen a derechos humanos entre una de sus mayores preocupaciones.

Human Rights Watch incluso urgió en otra carta al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, a que pidiera a Vladímir Putin la puesta en libertad del director de la ONG rusa Memorial en Chechenia, Oyoub Titíev, que lleva seis meses en la cárcel.

Amnistía Internacional lanzó la campaña #EquipoValiente, con las historias de once activistas, empezando por el propio Titíev.

Por su parte, Human Rights Watch se dirigió a los hinchas. Tanya Loksina, directora de la organización para Rusia, dijo que “nuestro mensaje a los fans es que dediquen un poco tiempo a saber más sobre la crisis de los derechos humanos en Rusia, sobre lo que está pasando por debajo del brillo del torneo”.

Gianni Infantino afirmó recientemente en una entrevista que “se han hecho progresos concretos en cuestiones de derechos humanos y la manera en que nos ocupamos de ellas”.

Sin embargo, aparte de multas a Rusia por actitudes racistas hacia jugadores franceses en un partido amistoso el pasado marzo, y a México por gritos homofóbicos en un encuentro del Mundial contra Alemania, poco más se ha sabido de acciones de la FIFA.

La inspección que hizo “por primera vez” de la construcción y remodelación de los estadios no llegó a detectar múltiples irregularidades, según denunció HRW.

Muchos trabajadores no tuvieron ocasión de hablar con los inspectores para hablar de sus condiciones laborables.

Al menos 21 personas murieron en las obras.

fuente: La Vanguardia

Compartir