Trabajar para ser rico; trabajar para ser pobre

Trabajar para ser rico; trabajar para ser pobre

Para la OIT, la distancia entre los salarios más altos y los más bajos constituye un problema que afecta a todo el mundo.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) reveló que el 10% de los trabajadores en el mundo perciben el 48,9% de la remuneración mundial.

Como contrapartida, los empleados de salarios más bajos reciben solo el 6,4%.

Para la organización esto muestra que la desigualdad salarial es un problema en todo el planeta.

Las conclusiones son parte del informe “Conjunto de datos relativo a la proporción del ingreso laboral y su distribución” de la OIT.

En él, indicó que el 10% de los empleados más pobres tendría que trabajar tres siglos para ganar lo mismo que gana el 10% más rico en un año.

Además, mostró que el 20% de los trabajadores con ingresos más bajos, unos 650 millones de personas, perciben menos del 1% del ingreso laboral mundial, una cifra que evidenció pocos cambios durante los últimos 13 años.

Pocos ganan más, muchos ganan menos

El jefe de la Unidad de producción y análisis de datos de la OIT, Steven Kapsos, alertó sobre estos resultados.

«El incremento de los salarios laborales más altos están asociados con pérdidas para todos los demás».

Y agregó que el fenómeno hace que tanto los trabajadores de la clase media como los que perciben los ingresos más bajos, «están viendo disminuir parte de sus ingresos”.


El reporte presentó un análisis sobre la distribución del salario medio entre países.

En él se constató que la parte recibida por la clase media, el 60% de los trabajadores de nivel medio, registró un descenso al pasar de 44.8% en 2004 a 43% en 2017.

Alemania, Indonesia, Italia, Pakistán, Reino Unido y Estados Unidos son las países en donde las personas de rentas más altas vieron su parte del salario nacional aumentar en al menos un punto porcentual.

El informe considera que los países más pobres registran niveles de desigualdad de los salarios mucho más altos, lo cual exacerba las dificultades de las poblaciones más vulnerables.

fuente: Forbes México

Compartir