• Home »
  • Destacados »
  • Viviam Perrone: «La primera causa de muerte en jóvenes son los hechos viales»
Viviam Perrone: «La primera causa de muerte en jóvenes son los hechos viales»

Viviam Perrone: «La primera causa de muerte en jóvenes son los hechos viales»

La Asociación Civil Madres del Dolor exige, entre otras medidas, mayores controles sobre los automovilistas. «Por día se pierden 20 vidas en el tránsito vehicular en la Argentina».

Kevin Sedano tenía 14 años en 2002, cuando circulando como peatón fue atropellado fatalmente por un automovilista en el partido bonaerense de Vicente López. Su mamá, Viviam Perrone, miembro fundadora de la Asociación Civil Madres del Dolor, reclama justicia hasta la actualidad. El 19 de julio dialogó con Diego Corbalán en FM Milenium.

«Uno sabe de antemano que si va a ingerir alcohol no tiene que conducir», dijo Viviam sobre uno de los motivos más comunes de las tragedias; «si hay alcohol, hay drogas, hay exceso de velocidad, no es un accidente; si vamos a un lugar con el auto no podemos ingerir alcohol y si lo hacemos entonces somos responsables de nuestros actos; está en cada uno de nosotros saber cuál es nuestro límite, hasta dónde podemos y hasta dónde no».

«Cuando las cámaras se apagan, queda en nosotros la lucha, seguir adelante y reclamar justicia», expresó acerca de los familiares de las víctimas y el cumplimiento de las leyes; «hay muchos jueces que siguen aplicando sentencias en suspenso; conducir no es un derecho adquirido, el único derecho adquirido que tenemos es el de la vida».

«Los legisladores no están yendo al Congreso, la mayoría está en campaña; ahí están los proyectos, estancados; mientras tanto, estos hechos siguen ocurriendo», reclamó a los dirigentes. «No escuché a ningún candidato hablar de la primera causa de muerte en jóvenes, los hechos viales», agregó. «El protocolo vial en este momento está trabado en el Ministerio de Transporte; necesitamos un protocolo, saber en un hecho vial quiénes son los que tienen que levantar las pruebas, los que tienen que acudir primero, qué se tiene que hacer», explicó. «Desde la Agencia Nacional de Seguridad Vial, que vean qué esta ocurriendo, que salgan a hacer los controles, que acompañen a los familiares de víctimas».

«El tema de la seguridad vial es muy sencillo de evitar», dijo también Viviam; «hay que querer hacerlo; cuando salen a controlar, el conductor dice: bueno, me pongo el cinturón; bueno, me tengo que cuidar; vemos que en otros países funcionó; en España bajaron en un 50 por ciento las muertes viales».

Entrevista completa

— Diego Corbalán: Viviam Perrone es integrante de las Madres del Dolor y madre de Kevin Sedano, [víctima de] aquel hecho que estremeció y muchísimo a la sociedad argentina; a partir de su muerte atropellado por un vehículo, nos dimos cuenta de que no estábamos a la altura de las circunstancias para tener una justicia acorde con lo que había sucedido. Viviam, cómo te va, gracias por atendernos, Diego Corbalán te saluda.

— Viviam Perrone: Hola, qué tal, Diego, buenas tardes.

— DC: Qué opinión te merece este caso que venía relatando [un automovilista que salió borracho de un boliche en el barrio porteño de Palermo, arrancó el coche, hizo 20 metros, chocó un árbol y volcó sobre la vereda; de milagro nadie salió lastimado], para ustedes, para las Madres del Dolor, particularmente para vos, es un caso que ratifica la lucha, es un caso más que de alguna manera deja en claro que todavía hay que seguir trabajando y mucho, ¿no?

— VP: Por un lado, este caso refleja lo que está pasando: falta de controles, irresponsabilidad total de muchísimos conductores, a los que no les importa ingerir alcohol, conducir con exceso de velocidad. Podría haber hecho un desastre este hombre que se subió a la vereda. Igualmente, hay una pobre víctima luchando por su vida, padre de dos hijos muy chiquitos [como consecuencia de otro hecho: un conductor asimismo alcoholizado atropelló a un ciclista en el barrio porteño de Agronomía; la víctima tiene múltiples fracturas]; hablé con la esposa y por supuesto que en este momento está desesperada por la vida de su marido. Y bueno, es en estos momentos que el conductor busca un abogado, busca una estrategia y las víctimas están con la cabeza en otra cosa, en la vida, tratar de salvar la vida. Y a través de este drama, por otro lado, ví que ahora la opinión pública cambió muchísimo; hace varios años cuando ocurrían estos hechos muchos decían, incluyendo a periodistas, legisladores: bueno, pero fue un accidente; bueno, pero realmente hay que demostrar, porque con el exceso de alcohol quizás no sabía lo que hacía. Hoy el único que está utilizando este verso, como podríamos llegar a decir, es el abogado defensor. El resto de nosotros sabemos perfectamente que uno de antemano entiende que si va a ingerir alcohol no tiene que conducir. Entonces si vamos a un lugar con el auto no podemos tomar y si lo hacemos entonces somos responsables de nuestros actos; después no vamos a poder decir: no sabía lo que estaba haciendo; porque lo sabíamos perfectamente desde un primer momento. Ahora, hay que ver la fiscalía, hay que ver el juez, cómo siguen adelante. Nosotras las víctimas sabemos que mientras están ustedes, los medios, las cámaras, [los funcionarios judiciales] van por un camino; después, cuando las cámaras se apagan, queda en nosotros la lucha, seguir adelante y reclamar justicia. Mañana es el dia del amigo; muchos van a salir, van a hacer la previa del día del amigo; a todos, absolutamente todos, les decimos: si van con el auto, no tomen alcohol; igualmente yo les diría: traten [en cualquier circunstancia] de no tomar alcohol, porque también caminando por la calle en estado de ebriedad les puede pasar absolutamente cualquier cosa; está en cada uno de nosotros saber cuál es nuestro límite, hasta dónde podemos y hasta dónde no; pero repito lo que digo una y otra vez: por día se pierden 20 vidas debido a los hechos viales en la Argentina.

— DC: Es clarísimo el recorrido que hacés y el comportamiento de la sociedad a partir del reflejo en los medios; se me ocurre una comparación con temas de violencia de género: cómo antes hablábamos en los medios de los tristemente famosos crímenes pasionales; le construíamos un marco de justificación al asesino, ¿no?

— VP: Hoy en día son muy pocos los que hablan de un accidente vial. Ya todos sabemos que si hay alcohol, hay drogas, hay exceso de velocidad, no es un accidente. Pero todavía falta mucho. Porque así como se pudo dejar de fumar en lugares públicos, así como hoy hay muy poca gente que esté fumando, o no lo hacen, en reuniones familiares, todavía no se entiende por qué el alcohol hasta se usa en forma de diversión. Yo misma lo he visto, que los adultos se ríen y les ofrecen a los más chicos; como profesora he visto padres haciendo reuniones en su casa para sus hijos que son menores de edad y que ellos dicen: va a haber alcohol, y con el consentimiento de los demás padres los dejan ir diciendo: bueno, pero están todos adentro de una casa; uno se pregunta: ¿qué tiene que ver? El alcohol afecta la salud, afecta el desarrollo de cada uno. Podemos tomar una copa que nos guste, disfrutarla y disfrutar el momento, pero cada uno tiene que saber cuál es su límite.

— DC: Cuando empezamos a rastrear el historial de los que terminan protagonizando episodios de estas características, en algunos casos, como en este, pareciera que ya hay señales. Por lo menos en este conductor, toneladas de multas. Había un indicio de que algo por fuera de la ley estaba haciendo. Creo que debía 140 y pico mil de pesos en multas; es un valor alto; alguna alarma se tendría que haber disparado.

— VP: Por supuesto y hoy en día tenemos la tecnología que nos avisa absolutamente todo. Uno dice: cómo puede ser que no fueron a buscarlo para decirle: mire, le retiramos su registro hasta que usted se haga presente. Y después ver por qué son las multas: por mal estacionamiento o por exceso de velocidad o por pasar el semáforo en rojo. Entonces, si lo quiere recuperar, tiene que hacer un curso nuevamente y tiene que traer algunos estudios médicos. Conducir no es un derecho adquirido, el único derecho adquirido que tenemos es el de la vida. Escuché al director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial decir exactamente lo mismo. Desde la Agencia Nacional de Seguridad Vial, que vean qué es lo que está ocurriendo, que salgan a hacer los controles, que acompañen a los familiares de víctimas en nuestro reclamo en el Congreso. Ahora estamos pidiendo por el nuevo Código Penal que se presentó en el Congreso. Aumenta el homicidio culposo de seis años a siete, pero sigue quedando el mínimo en tres y con el mínimo en tres años hay muchos jueces que siguen aplicando sentencias en suspenso. Entonces, lo que queremos es que con estos agravantes el mínimo sea superior a tres. Lamentablemente, los legisladores no están yendo al Congreso; no puedo decir todos, pero la mayoría están en campaña. Entonces, ahí están los proyectos, estancados. Mientras tanto, estos hechos siguen ocurriendo.

— DC: ¿Los temas de seguridad vial en particular y otras cuestiones, que ustedes trabajan también con tanta tenacidad en Madres del Dolor, van teniendo lugar en las plataformas, las propuestas de gobierno de los candidatos presidenciales? Y en esto en particular te pregunto si a ustedes las sondean, si les hacen preguntas ¿Es un tema de agenda para los candidatos en campaña la cuestión?

— VP: No, absolutamente para nadie. El único que realmente nos escuchó, lo vimos hace 15 días, nos convocó a un grupo de familiares de víctimas, fue el presidente Mauricio Macri. Yo inmediatamente le dije: por qué no sale el protocolo vial que en este momento está trabado en el Ministerio de Transporte. Necesitamos un protocolo, saber en un hecho vial quiénes son los que tienen que levantar las pruebas, los que tienen que acudir primero, qué se tiene que hacer. Inmediatamente dijo: tiene que haber ya una reunión entre Transporte y Justicia y creo que va a ser ahora, en agosto. Pero después entre los demás, yo por lo menos no escuché a nadie hablar de la primera causa de muerte en nuestros jóvenes, que son los hechos viales.

— DC: Cuando hablamos muchas veces del tema de la inseguridad estamos con la mirada sesgada en el delito habitual cometido por un delincuente, aquel que delinque porque se dedica a eso, ataca incluso hasta llegar al asesinato, puede haber una violación. Para uno desde la mirada de padre o de madre, porque cuando uno es padre es más sensible, el concepto de inseguridad va mucho más allá de un robo.

— VP: Por supuesto

— DC: Este chico andando en bicicleta, independientemente de la circunstancia en la que lo hacía, la hora, si llevaba casco o no, no tenía por qué haber sido revoleado de esta manera. Hace un poco al concepto de inseguridad, ¿cómo lo trabajan ustedes, las Madres del Dolor?

— VP: Por eso uno habla de inseguridad vial o seguridad vial. En otros países, la seguridad vial o inseguridad vial se considera un delito; no solamente se hace multa por alguno de los hechos. Por ejemplo, cruzar el semáforo en rojo, conducir en estado de ebriedad o bajo efectos de estupefacientes son delitos. Uno puede tener que llegar a cumplir un período corto en prisión si sin matar ni herir ni lastimar a nadie está conduciendo infringiendo esas normas. El tema de la seguridad vial es muy sencillo de evitar, no es como la delincuencia [común], que ahí nos ponemos a hablar de la pobreza. Con la inseguridad vial hay salir, controlarla, hay que saberla, hay que aplicarla, no hay otra vuelta. En otros países del mundo, como en España, que bajaron en un 50 por ciento las muertes viales, hicieron leyes más severas y se controló. Cuando salen a controlar, el conductor dice: bueno, me pongo el cinturón; bueno, me tengo que cuidar. El ser humano es así, hasta que aprenda. Habrá que hacer así, porque vemos que en otros países funcionó. Y por supuesto seguir haciendo campaña de sensibilización y dar educación vial. Pero hay que querer hacerlo, eso es lo más importante.

— DC: Viviam, como siempre, gracias.

— VP: Un abrazo.

Compartir