Noticias

Coronavirus: La Iglesia argentina advierte sobre el agravamiento de la desigualdad

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina y obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea, lanzó una advertencia. Consideró que la pandemia de coronavirus «desnudó la enorme desigualdad y el maltrato» que la humanidad «tuvo con el planeta». En ese sentido, propuso «pensar el mundo» en el que se vivirá en el futuro.

«‘Nos habíamos acostumbrado a vivir en un mundo enfermo’ dice el Papa Francisco. No podemos seguir acostumbrados a esto», expresó el religioso al reflexionar sobre la pandemia en un video-mensaje difundido por la oficina de prensa del Episcopado.

Ojea dijo que «no se trata de pensar que la pandemia es un paréntesis y que después del paréntesis vamos a volver a la normalidad».

«Los jóvenes saben que nuestro sistema de vida ha mostrado sus fisuras y sus grandes límites», advirtió el representante de la Iglesia argentina. «La pandemia ha desnudado una enorme desigualdad y el maltrato que hemos tenido con el planeta».

Cambiar hábitos

El titular de la Iglesia argentina manifestó la necesidad de un cambio profundo. En ese sentido, remarcó que «solo es posible poder pensar juntos en cambios profundos de estilos de vida, en cambios de hábitos de consumo, en el modo de relacionarnos unos a otros, en el modo de cómo tratar el planeta».

«En este contexto el Papa Francisco nos ha hablado de la posibilidad de instaurar un salario universal de emergencia, no solo para aquellos que trabajan en la economía popular sino para tantos trabajadores informales que tienen trabajos precarios y que no tienen cobertura social», reseñó.

El obispo sostuvo que esa propuesta «ha sido apoyada por la Comisión para América Latina de las Naciones Unidas». Asimismo, consideró que «hay una gran sensatez en sentarnos para pensar, y ‘repensar’ el mundo que vamos a vivir, para regenerarlo, para volverlo a hacer de nuevo y aprovechar esta oportunidad».

Ojea pidió que esta reflexión no sea para echar las culpas unos a otros o acentuar divisiones o heridas históricas sino para la unidad ante un peligro común.

«Hoy es el peligro de la pandemia que se ha salido de madre, que no podemos controlar. Mañana será el gran problema de hambre y de la desocupación», advirtió.

Salir del asistencialismo

El religioso llamó a sentarse «todos a la mesa a repensar» la situación y trabajar contra la desigualdad. Asimismo, sostuvo que «incluso aquellos que trabajan en la economía popular no pueden seguir recibiendo subsidios considerándose como asistidos».

«Tienen que participar activamente del proceso y sentarnos todos para poder escucharnos y unirnos en el ‘cómo salimos de verdad de este atolladero’ sin acentuar aquello que nos divide. Hay un cansancio muy grande en nuestra gente cuando acentuamos esto», alertó.

Por último, el jefe de la Iglesia local convocó a repensar el futuro. «No todo va a depender del Estado o del mercado sino que activamente tienen que participar las personas y las comunidades, los que nos están dando ejemplo y que están de pie para trabajar, para servirse, para atender al prójimo, esas comunidades que nos llenan de orgullo».

Fuente: Télam

SHARE
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Egolatrías recargadas en tiempos de youtubers
Las 7 plagas sanitarias que asolan a Venezuela
Amnistía Internacional advierte que en México "cualquiera puede desaparecer sin que se haga nada"

Deje su comentario

*