Destacados Historias Podcast

Sabores (vascos) que ayudan a los refugiados (en Grecia)

El proyecto Zaporeak surgió como idea solidaria de un grupo de autodenominados cocineros «locos» que se animaron a viajar desde España hasta la isla griega de Chíos, adonde llegan miles de personas buscando escapar de la guerra y encontrar un lugar en Europa.

 

El drama de los refugiados viene golpeando cada vez más fuerte a las puertas de Europa. El calvario humanitario que padecen las personas que huyen de sus países en guerra sigue despertando preocupación, pero también un cada vez más amplio sentimiento de solidaridad.
En este contexto nació Zaporeak (que significa sabores en vasco). El proyecto está constituido por un grupo de cocineros de la ciudad de San Sebastián, capital de la provincia de Guipúzcoa, en el País Vasco. La idea se puso en marcha a principios de 2016 como parte de una continuidad de otras experiencias de comida solidaria que vienen realizando en Etiopía. Desde entonces preparan alimentos a los miles de refugiados que llegan a la isla griega de Chíos, ubicada sobre el mar Egeo, muy cerca de la frontera con Turquía. Hasta allí llegan quienes escapan de la guerra en Siria.
quios-mapa
Oraitz García, uno de los integrantes de Zaporeak, se auto define sin vueltas: «Somos un grupo de locos que nos embarcamos en la locura de ayudar. Trasladamos nuestro conocimiento de la gastronomía a Grecia». Zaporeak cuenta con mucho respaldo de sus comunidades. «Si hemos llegado adonde hemos llegado es por la ayuda de la gente y las empresas. Muchos han sacrificado sus tres semanas de vacaciones para ir a cocinar a Chíos», recuerda.
san-sebastian-chios
Sin embargo, este voluntario lamenta que la política no termine de involucrarse en la ayuda a los refugiados: «Hemos tenido ayuda de algunos ayuntamientos, pero son de emergencia. No hemos sentido apoyo público, pero sí el cariño de toda sociedad».
Las penurias de Chíos
La situación de los refugiados en la isla griega de Chíos es delicada, como lo es en casi todos los campamentos en donde recalan, a la espera de una solución definitiva a su realidad de fuga y abandono. En ese archipiélago de Grecia los migrantes están en una zona de paso, en la cual los tiempos de espera se fueron extendiendo. Como recuerda Oraitz «pasaban 3 o 4 días, recibían los papeles de asilo y luego emprendían el viaje en ferry a Grecia». Sin embargo, luego de la entrada en vigencia del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía, «Chíos pasó de ser una zona de paso a un lugar en donde los refugiados permanecen durante largos períodos», remarca este voluntario. En ese contexto nació el proyecto Zaporeak.
Estos auténticos cocineros solidarios tuvieron que ajustarse a la nueva realidad: «Tuvimos que cambiar el menú de dos platos y postre», recuerda y se congracia al afirmar: «Buscamos sacarles una sonrisa en el almuerzo. Les alegramos al menos un cuarto de hora que dura el momento».
La labor solidaria de Zaporeak tiene grandes desafíos por venir mientras sobrevuela por sus cabezas una idea que los estimula a continuar con su tarea solidaria: «La pregunta que nos hacemos es qué pasaría si no estuviésemos aquí», reflexiona Oraitz mientras agradece la difusión que la prensa mundial le va dando a estos «locos» cocineros vascos, bien cuerdos y bien solidarios.

diego-corbalan-firma

SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Elecciones 2017: Preguntas y respuestas para entender cómo se organiza y se realiza la votación
Advertencia de CEPAL: se frenó la reducción de la desigualdad en América Latina
Lanzamos el curso de podcasts para principiantes

Deje su comentario

*