Destacados Historias

India: Las jóvenes que quieren revancha contra la esclavitud sexual, estudiando la ley

Chicas de entre 19 y 26 años que escaparon del horror estudian para ser abogadas. Sufrieron un delito de lesa humanidad que está tercero entre los crímenes más lucrativos del mundo. Solo lo superan el tráfico de drogas y de armas.

por Lucio Casarini
«Mi propio padre me vendió a la prostitución cuando tenía nueve años», dice Sabnam. «Me entregaron a un burdel en Calcuta, donde era violada todos los días», agrega. «Después de años de abuso, pude hacerme fuerte y escapar; ahora mi sueño es convertirme en abogada».
Sabnam es una de las 18 chicas de entre 19 y 26 años que participan de Escuela de Justicia, una iniciativa civil inaugurada este año en la India con el fin de preparar a sobrevivientes de la esclavitud sexual para estudiar derecho y tomarse revancha con todas las de la ley. Las palabras de esta joven, igual que las de las siguientes víctimas citadas, están en Schoolforjustice.com, la página oficial del proyecto.
«Era estudiante y tenía solo quince años cuando me raptaron», dice Rashida, por su parte. «Durante dieciocho meses fui torturada y abusada en un prostíbulo», recuerda. «Ahora quiero continuar mis estudios y proteger a las demás niñas de lo que sufrí».
«Siempre fui una buena estudiante, pero tenía que trabajar para ayudar a mi familia», dice Dolon, otra participante del plan. «Fui a hacer bordados a Calcuta, pero cuando llegué me raptaron y vendieron a un lupanar en Nueva Delhi, donde fui abusada mental y físicamente», relata. «Ahora que soy libre, quiero continuar mi educación y ser abogada para luchar por otros».
Las jóvenes que asisten a Escuela de Justicia viven en la misma casa, donde empiezan tomando clases de inglés y de introducción al derecho, para luego, una vez listas, postularse y asistir a la universidad que firmó el convenio, donde harán el camino académico previsto para cualquier estudiante indio. El objetivo es que se especialicen en la esclavitud sexual y que lleguen a convertirse en fiscales.
Free a girl («liberá a una niña»), entidad humanitaria con sede central en Holanda que fue clave en la gestación de la idea, se encarga de buscar donantes para financiar las matrículas universitarias, la vivienda, la comida y el transporte. Además, el proyecto se apoya en cinco organizaciones civiles locales que proveen, entre otros ítems, los recursos humanos: Sanlaap, Equal Community Foundation, Freedom Firm, Transforming Lives Foundation y Odanadi.
Por protección, las chicas y la universidad permanecen en el anonimato, pues los criminales que las maltrataron están libres, como suele ocurrir con este tipo de delitos. Las menciones de ellas difundidas por Escuela de Justicia o la prensa aparecen con seudónimos. Las fotos que se publican obviamente tampoco son de ellas.
Según las Naciones Unidas, con alrededor de 3 millones de víctimas, la India es uno de los países con mayor expansión de la esclavitud sexual. Se calcula que el 40% de las damnificadas son niñas de minorías étnicas y castas inferiores.

Violación de derechos humanos

Trata de personas es el término usado por el derecho internacional para referirse a la esclavitud sexual y otros males emparentados. Es un delito de lesa humanidad, o sea imprescriptible, pues viola derechos humanos o atributos básicos de la persona. Simultáneamente, según la ONU es una de las actividades ilegales más lucrativas del mundo. Solo la superan el tráfico de drogas y de armas. Los tres rubros, por otra parte, suelen estar directamente vinculados.
En la Argentina rige la ley 26.364 de trata de personas, sancionada en 2012 por el eco del caso Marita Verón, una víctima que permanece desaparecida. Esta norma amplía las condenas, acelera el proceso judicial, elimina el consentimiento de la persona sometida como dispensa para los responsables, y crea un Consejo Federal para la lucha contra la trata y un Comité Ejecutivo para la asistencia a la víctima. Además, reconoce el delito como de nivel nacional y amplia los derechos de los damnificados.
María de los Ángeles Verón, conocida como Marita, tenía 23 años en 2002 cuando fue raptada por explotadores sexuales en la ciudad de San Miguel de Tucumán. La Suprema Corte provincial condenó en 2013 por el hecho a siete hombres y seis mujeres con penas entre 15 y 22 años de prisión.
Susana Trimarco, mamá de Marita y principal impulsora de la investigación referida a su hija, creó en 2007 la Fundación María de los Ángeles, que ha promovido más de 800 causas judiciales y ha logrado la recuperación de arriba de 400 mujeres secuestradas por las llamadas redes de trata.

Para saber más sobre Escuela de Justicia:
https://www.youtube.com/watch?v=KfcMMAFzLh0
Para leer sobre Escuela de Justicia en la prensa:
https://www.indiatimes.com/news/india/these-trafficking-victims-are-studying-to-become-lawyers-and-fight-injustice-against-others-275409.html
http://mashable.com/2017/04/13/human-trafficking-survivors-lawyers-india/#V1DAExbs2Oqy
SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
#HotSale2017: Consejos legales para evitar ser engañado
Día del Niño: La ingeniería al servicio de los más chicos
Un premio Nobel explica la desigualdad y propone una receta que ¿no incomodará? a los ricos

Deje su comentario

*