\\\\\\\"html
Lunes, 26 de octubre de 2020
Noticias

Coronavirus: que las vacunas no sean primero para los ricos

En pleno avance de la pandemia y con las segundas oleadas acechando a Europa, el mundo palpita un debate más que desafiante. Se trata de la discusión sobre quién recibirá primero la vacuna contra la Covid-19.

En ese sentido, un total de 156 países se sumaron a la iniciativa global COVAX. Se trata de una acción mundial destinada a asegurar una distribución equitativa de las dosis futuras de una vacuna tan esperada. La causa fue comunicada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Países por una vacuna solidaria

La lista de países que buscan un reparto equitativo de las vacunas incluye a 64 naciones ricas y con capacidad de autofinanciamiento. La meta de COVAX es entregar 2.000 millones de dosis de una vacuna efectiva y segura para fines de 2021 en todo el mundo.

Sin embargo, el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya aseguró suministros futuros a través de acuerdos bilaterales, lo que ha provocado acusaciones de comportamiento egoísta en detrimento de los países pobres.

Por su parte, China, donde surgió el coronavirus, es otro importante ausente en la lista de naciones ricas que se unieron al plan. Sin embargo, funcionarios de la alianza dijeron que el diálogo continúa con Pekín.

Acción colectiva y global

El programa representaría alrededor de dos tercios de la población mundial. La iniciativa avanza mientras se están probando actualmente docenas de vacunas para el coronavirus. La enfermedad ya afectó a alrededor de 31 millones de personas en todo el mundo y mató a casi 1 millón, una quinta parte de ellas en Estados Unidos.

Por su parte, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que “COVAX le dará al mundo la cartera más grande y diversa de candidatas a vacunas”. En ese sentido consideró que “esto no es caridad, es lo mejor para todos los países. Nos hundimos o nadamos juntos”.

A pesar de que algunas naciones ricas se mostraron reticentes sobre el COVAX, el plan destacó el desafío de distribuir vacunas de manera equitativa en un mundo de desigualdades profundas.

La alianza de vacunas espera que otros 38 países ricos se unan a la iniciativa en los próximos días. Además, sostuvo que ya hay comprometidos 1.400 millones de dólares para la investigación y el desarrollo de vacunas, pero que se necesitan con urgencia entre 700 y 800 millones de dólares.

También aseguró que hay países que están proporcionando fondos pese a que no planean usar los suministros de vacunas del plan. Francia y Alemania dijeron que solo obtendrán inyecciones potenciales a través del esquema europeo de adquisiciones conjuntas.

«Nadie ganará hasta que no ganemos todos»

En una entrevista con el diario.es, el director de programas nacionales de Alianza para la Vacunación (GAVi), Thabani Maphosa, se mostró confiado en lograr un gran acto solidario de los países involucrados en la iniciativa. «Nadie ganará hasta que todos ganen», seguró.

Maphosa dirige el GAVI, que opera en 73 países y engloba a gobiernos, asociaciones, ONG, agencias de desarrollo, fundaciones, empresas y otros organismos a nivel global. Una de sus principales fuentes de financiación es la Fundación Bill y Melinda Gates.

Su trabajo es alertar y evitar sobre el «nacionalismo de vacunas». Se trata, ni más ni menos, que de las intenciones de varios países de priorizar el suministro de vacunas para sus poblaciones, sin importar las prioridades que puedan tener otras naciones.

Alianza contra la codicia humana

Uno de los miedos es que la competencia mundial por las dosis suba exponencialmente los precios. También genera temor una posible acumulación ya vista otras veces. Durante la pandemia de influenza H1N1, o gripe porcina, de 2009, los países ricos compraron prácticamente todos los suministros. Finalmente, EEUU y otros Estados europeos acordaron compartir el 10% de sus existencias de vacunas con los países más pobres, pero solo después de asegurarse de que tendrían suficientes para sus propias poblaciones.

Gran parte del trabajo de GAVI es coordinar el Mecanismo de Acceso Mundial a las Vacunas contra la COVID‑19 (COVAX), con el que buscan invertir en varias vacunas candidatas prometedoras. La acción permite a los fabricantes producir a gran escala y garantizar que las dosis necesarias estén disponibles lo antes posible tanto para los países de ingresos más altos como para los de menores ingresos.

La idea es adquirirlas en común y asegurar el «acceso justo y equitativo» a ellas para todas las economías participantes mediante un marco de asignación que está elaborando la Organización Mundial de la Salud (OMS).

SHARE
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Un periodismo para todos, todas, todes, todxs…
Cubanos en Texas: el drama de los refugiados, también en América
Elizabeth Campos: «En la cuarentena la justicia permanece ciega, sorda y muda»

Deje su comentario

*