Debates

Debate en la Justicia por los derechos trans en el deporte

Idaho fue el primero en Estados Unidos en aprobar una legislación que prohíbe a los atletas transgénero participar en pruebas femeninas del deporte universitario. Esta práctica es muy popular en Estados Unidos. En paralelo, existen varios proyectos de ley similares en distintas etapas en unos 20 estados más, todos gobernados por los republicanos. Entre ellos en Florida.

La demandante en el caso histórico es Lindsay Hecox. La estudiante-atleta transgénero de 20 años de la Universidad Estatal de Boise se le prohibió por ley competir en el equipo de atletismo femenino.

Debate nacional

La atleta cisgénero Madison Kenyon tomó parte en el caso para pedir que se respetara la ley. Su pronunciamiento fue poco después de que la iniciativa de Idaho fuera bloqueada por un tribunal y enviada a la corte de apelaciones en California. Para Kenyon, «los deportes femeninos existen precisamente porque hay diferencias físicas reales entre los sexos”. Los dichos fueron de su abogada, Christiana Holcomb, del grupo conservador Alliance Defending Freedom. La letrada compareción en la audiencia de la corte virtual que examina la normativa. “Los varones naturalmente tienen ventajas atléticas insuperables sobre las mujeres” que no se pueden deshacer con un tratamiento para reducir los niveles de testosterona.

Sin embargo, el abogado de Hecox afirmó que los niveles de testosterona son “el principal impulsor de las diferencias de rendimiento atlético entre hombres y mujeres”, y que el proyecto de ley de Idaho había utilizado una definición deliberadamente “estrecha” de sexo biológico para establecer la prohibición.

La ley «anti-trans»

En el centro de la cuestión está la ley de Idaho que dice textualmente que “excluiría a las mujeres y niñas trans -y solo a las mujeres y niñas trans- de los deportes por completo”, ya que obligarlas a competir como niños “sería tan sustancialmente perjudicial para quiénes son” que “violaría” el fundamento de su identidad. Esta normativa, que se aplica a los equipos femeninos en las escuelas y universidades públicas, permite en cambio que cualquiera juegue en equipos masculinos.

Dos días antes de esta audiencia, el ícono trans y exatleta olímpica Caitlyn Jenner avivó el fuego defendiendo la exclusión en el deporte universitario femenino de atletas que se identifican como mujeres pero han nacido como hombres.

“Es una cuestión de equidad”, dijo a TMZ esta integrante del clan Kardashian que en 2015, años después de su medalla de oro olímpica, hizo su transición frente a las cámaras de televisión, ayudando a dar visibilidad a una minoría hasta ahora poco representada.

“Estoy en contra de la presencia de niños biológicos en las competencias escolares de niñas”, prosiguió esta activista republicana que acaba de lanzarse a la carrera por convertirse en gobernadora de California. “No es justo y debemos proteger los deportes femeninos en nuestras escuelas”.

Es el mismo argumento de los legisladores republicanos de Idaho que apoyaron la ley.

Los defensores de las personas trans han acusado a los autores de la ley de inventar un problema donde no existe para movilizar a los votantes y donantes más conservadores, en detrimento de jóvenes ya vulnerables.

“Es una solución que busca su problema”, dijo Chase Strangio, abogado de la poderosa organización de derechos civiles ACLU, en una sesión informativa. “Las jóvenes trans enfrentan tanta discriminación que no practican deportes, ya tienen que luchar para terminar sus estudios”, añadió.

“Soy una de ellas”

“Parece que las mujeres trans no han podido y en gran medida no podrían ‘desplazar’ a las mujeres cis (cuyo género e identidad coinciden) en el atletismo”, porque representan “la mitad del uno por ciento de la población”, expuso el juez David Nye, contra la ley de Idaho, señalando que los archivos parlamentarios no identificaron ningún caso de atleta femenina expulsada por una mujer transgénero.

Su decisión no ha impedido que la ley prospere. Incluso, varios estados conservadores, como Arkansas, han tomado medidas para privar a los menores transgénero de los tratamientos hormonales necesarios para su transición.

En este contexto, existe gran expectativa sobre la decisión de la Corte Federal de Apelaciones que analiza el caso.

La Administración del presidente demócrata, Joe Biden, retiró el apoyo brindado a la legislación por su predecesor Donald Trump en Idaho.

Una coalición de atletas y exatletas que incluía entre otras a la tenista Billie Jean King, la futbolista Megan Rapinoe y la jugadora de baloncesto Candace Parker intervino a favor de Hecox.

“Solo quiero poder correr, tener un equipo, amigos que me apoyen”, dijo antes de la audiencia Hecox, de 20 años, quien desea incorporarse al equipo de su universidad.

“No estoy tratando de quitarles becas, trofeos o lugares a otras chicas”, agregó frente a una cámara de la ACLU, que la representa. “Solo quiero ser una de ellas. ¡Soy una de ellas!”.

SHARE
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Lecciones sociales (y sobre todo humanas) del nuevo terremoto en México
Una luz solidaria al final de la grieta
Minería planetaria: una propuesta para seguir logrando recursos naturales sin daños irreparables

Deje su comentario

*