Destacados Noticias

Plan Empalme: ¿Pueden las pymes absorber a los nuestros trabajadores que cobran planes sociales?

El proyecto del gobierno para que las empresas contraten a trabajadores que perciben ayuda social  (sin perderla al comenzar su trabajo) encuentra el escollo de los múltiples problemas que registran las firmas de menos de 40 empleados para contratar personal.
Con ocasión de la presentación del proyecto del gobierno del Plan Empalme para sumar al mundo del trabajo a aquellos que cobran algún beneficio del Estado, nos surgía una inquietud, centrada sobre la real capacidad de las empresas para contratarlos, dada la baja calificación laboral de los eventuales aspirantes y los inconvenientes que tienen las firmas (especialmente las más pequeñas) para aumentar más su personal.
El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) lo remarca con total claridad y fundamentación. El centro de estudios destaca que «la iniciativa es muy pertinente. Desde el punto de vista individual y familiar existe una abismal diferencia entre ser artífice del propio progreso en base al trabajo que subsistir gracias al asistencialismo».
En línea con las potencialidades del Plan Empalme, IDESA pone la mirada sobre las empresas que puedan tomar a esos nuevos trabajadores y remarca que su gran mayoría irá a las pequeñas empresas dada su baja preparación y formación para el mundo del trabajo. En ese sentido, se observa que «el 79 por ciento trabaja en empresas con menos de 40 empleados. De este total, el 60 % lo hace como asalariado no registrado o “en negro”. Esto implica que solo el 21 % de los empleados de baja calificación trabaja en una empresa de más de 40 empleados donde la formalidad es mayor».
Para IDESA el panorama permite observar que dichos eventuales trabajadores «receptores de planes sociales» poseen «bajos niveles de educación y escasa experiencia laboral formal».
Ante el Plan Empalme del gobierno, el centro de estudios advierte que «resulta seductora la idea de promover que las empresas más grandes cambien de actitud y contraten más gente con baja calificación. Pero difícilmente esto ocurra con la masividad que se necesita para absorber a toda la gente que actualmente recibe dinero del asistencialismo. Las empresas de mayor porte tienden a ser cada vez menos demandantes de mano de obra no calificada«.
Como aporte a esta cuestión, la propuesta es «derribar las barreras que desalientan la generación de empleos formales en las pequeñas empresas. Si bien son mucho los factores que afectan a este segmento productivo, su potencialidad para generar empleos formales está condicionada por la alta presión tributaria y leyes laborales cargadas de burocracia y fisuras donde se filtra la litigiosidad».
El Instituto para el Desarrollo Social Argentino propone que «acompañar el Plan Empalme con la sanción de un Estatuto Laboral y Tributario Especial para Pequeñas Empresas. La idea central es preservar los derechos laborales sustantivos (salarios mínimos, jornada, vacaciones y descansos, protección contra el despido arbitrario, prevención de accidentes, etc.), prescindir de requerimientos administrativos vetustos (como el libro de registro y el certificado de aportes que fueron tecnológicamente superados por la AFIP) y excluir las regulaciones que solo pueden ser cumplidas por empresas más grandes».

SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Luego de años de mejoras, la desigualdad recrudece en América Latina
Quiero Ayudar lanza su campaña de invierno para abrigar a los más necesitados
Violencia de género y el trabajo: Un aporte privado para un flagelo público

Deje su comentario

*