Destacados Servicios

Cómo detectar y qué hacer en caso de grooming

El acoso a través de Internet es un flagelo extendido en el mundo, con serio impacto en los niños y niñas. Una guía sencilla para entender cómo advertir este tipo de amenaza y qué hacer en caso de su presencia.

Qué es el grooming

Se llama grooming a la acción deliberada de un adulto de acosar sexualmente a un niño o niña mediante el uso de Internet. Siempre es un adulto quien ejerce el grooming.
Estos adultos suelen generar un perfil falso en una red social, sala de chat, foro u otro, en donde se
hacen pasar por un chico o una chica y entablan una relación de amistad y confianza con el niño o niña
que quieren acosar.
El mecanismo del grooming suele incluir un pedido de foto o video de índole sexual o erótica (pedido por
el adulto, utilizando el perfil falso). Cuando lo consigue, comienza un período de chantaje
en el que se amenaza a la víctima con hacer público ese material si no entrega nuevos videos o fotos o
si no accede a un encuentro personal.

Tipos de grooming
  • Cuando no existe la fase previa de relación y generación de confianza: el acosador logra tener fotos o videos sexuales de los chicos mediante la obtención de contraseñas o hackeo de cuentas. Con el material sexual o erótico en mano, extorsiona al chico o chica con mostrarlo si este no le entrega más material o accede a un encuentro personal.
  • Cuando existe una fase previa donde el acosador busca generar confianza en el niño o niña. En este caso, el material es entregado por el chico y la confianza se vuelve el instrumento indispensable. Para generar esa confianza el adulto se vale de distintas herramientas:
    • Se hace pasar por un chico o una chica menor. Esto lo logra manipulando o falsificando fotos o videos.
    • Toma los gustos y preferencias que los chicos vuelcan en la web para producir una falsa sensación de familiaridad o amistad.
    • Utiliza el tiempo para fortalecer el vínculo y generarle mayor intensidad. Esto ayuda a que el chico se olvide o deje de tener presente que del otro lado hay un desconocido y pase a considerarlo un amigo.
      • Hay tres componentes constantes en este tipo de casos:
        • Amistad: se refiere al contacto para conocer gustos, costumbres y rutinas de los chicos.
        • Relación: se busca ganar confianza. Para lograr el objetivo se apunta a generar confesiones íntimas y privadas, que pueden tomar más o menos tiempo.
        • Componente sexual: el material entregado por el chico se vuelve luego objeto de chantaje.
Cómo prevenir el grooming

La principal forma de prevención no es prohibir que los chicos hablen con desconocidos en las redes
sociales, sino brindarles herramientas para que comprendan los riesgos que existen al compartir datos
personales en la web y que conozcan las formas de prevenirlos.
Los principales consejos son:

  • No dar información o imágenes comprometedoras por chat. Esta recomendación no debe limitarse a los desconocidos ya que las fotos rápidamente pueden cambiar de contexto y quedar expuestas en la web.
  • No utilizar la cámara web cuando chatean con desconocidos. Del otro lado pueden estar grabando lo que ellos muestren, sea de contenido sexual o no lo sea. La imagen es un dato personal que requiere cuidado y protección.
  • Evitar que les roben la información comprometedora a la fuerza. Para eso es necesario configurar y mantener la seguridad del equipo informático. (para saber cómo configurar la seguridad se puede obtener información en www.convosenlaweb.gob.ar)
  • Dentro de la línea de prevención del robo de imágenes a la fuerza, es indispensable conocer las buenas prácticas respecto a las contraseñas:
    • Es necesario colocar contraseña en todos los dispositivos que se usen (teléfono celular, tableta, netbook,notebook o computadora de escritorio).
    • Utilizar contraseñas seguras: lo recomendable es que combinen números y letras. Que sean fáciles de recordar, pero difíciles de robar: evitar datos predecibles como el nombre y la fecha de nacimiento, 12345, DNI o el nombre más 1234.
    • No compartir la contraseña. A excepción de los niños, a quienes les recomendamos que compartan las contraseñas con sus papás, los adolescentes deben evitar compartirla, incluso con amigos.
    • Evitar usar la misma contraseña para todas las cuentas ya que si alguien accede a una, podrá ingresar a todos los espacios donde se la use.
  • Comprender que los datos que se vuelcan en Internet pueden caer en manos de desconocidos con malas intenciones. Por esa razón es indispensable cuidar quién ve las publicaciones utilizando las configuraciones de privacidad de las redes sociales que se utilicen.
  • Evitar usar sus nombres completos y datos personales en los e-mails. La casilla de correo electrónico puede caer en manos de desconocidos y por eso se recomienda preservar los datos que den información personal.
  • No utilizar el nombre completo como Nick o usuario. Es preferible colocar sobrenombres y evitar el apellido para impedir que desconocidos accedan a información personal.
  • Ser cuidadosos con los datos personales que se vuelcan en la red.
    • Es necesario que los padres tengan presencia en su vida online. La charla y el conocimiento sobre las páginas web, las redes sociales, la gente con quien interactúan los chicos es indispensable. Así como conocen sus rutinas de escuela, club o calle, es fundamental saber qué gustos y rutinas tienen en su vida online.
    • Es necesario que los padres sepan qué características tienen las páginas que los chicos usan. Para esto es importante indagar en sus políticas de privacidad, sus reglas y sus particularidades.
    • Es necesario que los padres sepan cómo configurar la privacidad.
    • Es necesario que los padres acompañen a los chicos. Si bien los padres sienten muchas veces que saben menos que sus hijos respecto al uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), esto no debe evitar que los acompañen y cumplan así con su rol de padres.
    • Es necesario que los padres confíen en sus hijos. Desde ningún punto de vista apoyamos la violación a la intimidad de los chicos (ingresar a escondidas a sus cuentas o casillas de mail). Sin embargo, es necesario distinguir entre niños y adolescentes en primera instancia y, luego, cada adulto deberá particularizar según su relación y las características de los chicos.
Cómo detectar el grooming

Una de las principales recomendaciones para detectar si un chico o chica es víctima de grooming, otro
tipo de acoso u hostigamiento es prestar atención a sus cambios de conducta o humor. Si un chico presenta repentina tristeza, descenso en el rendimiento escolar o necesidad de soledad, es necesario charlar en confianza para entender qué le ocurre ya que podría estar siendo víctima de alguna de las situaciones nombradas.

Qué hacer en caso de grooming

Si se detecta un posible caso de grooming, la primera medida que un adulto debería tomar es charlar
con el chico o chica víctima, sin avergonzarlo o culparlo. Recordemos que el poder que el abusador tiene
es la vergüenza del chico y, por ende, el adulto al que se recurra debe evitar afianzar esa vergüenza y
permitirle al chico contar con la mayor sinceridad y libertad posible lo que le pasó.
Algunas acciones a tomar:

  • Denunciar en la página al perfil del acosador. Una de las principales herramientas que brindan las
    redes sociales es la de denunciar perfiles. De esa forma se puede dejar un precedente y, si otros
    también lo denuncian, se podrá conseguir que den de baja la cuenta del abusador y así evitar que
    replique su abuso con otros chicos.
  • Analizar el tipo de delito que se llegó a cometer ya que no será lo mismo si hubo un encuentro personal o si no traspasó la web.
  • Analizar hacer la denuncia penal. La decisión de realizarla parte del chico o chica que sufrió el abuso y de su familia. En caso de querer hacerla, será necesario guardar todas las pruebas necesarias.
  • Para guardar las pruebas del acoso será necesario no borrar conversaciones y fotografiar o capturar
    la pantalla y almacenarlas en algún dispositivo. Otra buena opción es descargar la fotografía que haya enviado el acosador, ya que de esa forma se podrán conseguir datos útiles para una futura
    investigación.
  • Al momento de detectarse el caso de grooming, es importante limitar la capacidad de acción del acosador y, como es posible que este haya tenido acceso al equipo del chico o tenga sus claves personales, se recomienda:
    • Revisar el dispositivo (computadora, tableta o teléfono celular) para evitar el malware y cambiar las claves de acceso.
    • Revisar y reducir las listas de contactos de las redes sociales como así también configurar la privacidad en cada una de estas.

fuente: Unicef Argentina

SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Naciones Unidas: Las nuevas tecnologías como estímulo para la desigualdad social
El viajar es un placer… y un acto solidario
¡Por un 2019 de voces que merecen ser escuchadas!

Deje su comentario

*