Destacados Historias

Dinamarca: La violencia contra los niños, una paradoja en un país considerado entre los más felices

El teléfono de los chicos y Romper el silencio son dos iniciativas civiles a través de las cuales los menores pueden pedir ayuda. El Consejo de Europa y las Naciones Unidas coinciden en que el Estado local debería protegerlos mejor.

por Lucio Casarini
«Hola, soy una niña de 13 años, mi padre me ha abusado sexualmente desde que tenia 5 años», empieza uno de los relatos publicados por El teléfono de los chicos (Bornetelefonen.dk), una iniciativa civil de Dinamarca especializada en derechos de la infancia que ofrece un espacio virtual y un teléfonos gratuitos y anónimos en los que los menores pueden ser escuchados y pedir ayuda. «El otro día, cuando le dije a mi mejor amiga que había tenido relaciones sexuales, me hizo preguntas», continúa. «Cuando le dije que era con mi padre, ella se asustó mucho y me dijo que debería informarlo a la policía, porque es tanto pedofilia como abuso sexual ¿Qué debería hacer? ¡Ayúdenme por favor!».
«Hola, soy una niña de 12 años, estoy realmente confundida y no sé qué hacer», se presenta otra víctima por medio de Romper el silencio (Brydtavsheden.dk), otro proyecto civil danés especializado en derechos de la infancia, con características similares a las de El teléfono de los chicos. «Mi padre me golpeó en la cabeza, pero fue mi culpa porque no le respondí lo que me preguntaba y me dijo muchas cosas feas», explica. «Normalmente, mi papá me dice muchas cosas; por ejemplo, que soy una puta, estúpida y gorda; al momento siguiente dice que no está enojado; también golpeó a mi madre cuando estaban juntos; espero que me puedan ayudar».
Generalmente, los relatos que aparecen en ambos espacios, El teléfono de los chicos y Romper el silencio, describen el drama de niños indefensos ante familias caóticas o destruidas, y padres o madres fuera de control, con frecuencia producto de situaciones patológicas, como el consumo abusivo de alguna sustancia: alcohol o drogas de diferente tipo.
«Si incluimos las formas más moderadas de violencia, uno de cada cuatro chicos dice que en el transcurso del último año [2017] ha recibido agresiones corporales», revela Kuno Sorensen, psicólogo, en Red Barnet (Redbarnet.dk, se traduce Salvar a los Niños, en inglés Save the Children), otra iniciativa civil, sobre la situación en el país escandinavo.
Según el Comité de las Naciones Unidas por los Derechos de la Infancia, «Dinamarca debería hacer más para proteger a sus menores». El cuerpo especializado opina que, en primer término, la sociedad local debería recordar a sus miembros que la violencia contra los chicos es ilegal y que todas las personas tienen derecho a crecer sin agresiones de ningún tipo.
El diagnóstico de la entidad de la ONU fue publicado hace poco en el 5° Reporte Periódico sobre Dinamarca, disponible en Ohchr.org (Office of the High Commissioner on Human Rights, en castellano Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos).
El documento fue firmado por 18 expertos independientes de distintas disciplinas. Los resultados se apoyan en estudios de Red Barnet y otras organizaciones danesas. El objetivo del análisis es evaluar el respeto efectivo de la Convención Internacional de los Derechos del Niño. Algunos ítems críticos son la proliferación de la pornografía infantil, la violencia doméstica y el tráfico de personas.
El Consejo de Europa, a través del Grupo de Expertos en Acción para la Violencia contra Mujeres y Niños (Grevio), realizó un estudio paralelo que coincide con la evaluación crítica de la ONU sobre Dinamarca. En este caso, los resultados se apoyan en estudios de Borns Vilkar (Bornsvilkar.dk, en español Aldeas Infantiles) y otras organizaciones locales. El diagnóstico aparece en el reciente Reporte sobre Dinamarca, disponible en Coe.int (página del Consejo de Europa).
Este foro del Viejo Continente considera que el país les está fallando a los niños en varios ámbitos; por ejemplo, el de las agresiones dentro del hogar. «En los casos de violencia doméstica, no se llevan a cabo adecuadas evaluaciones sobre posibles riesgos antes de decidir acerca de la custodia de los chicos», dice el documento del Grevio. «Aunque los tribunales tienen la última palabra, los tiempos prolongados de los procedimientos con frecuencia favorecen la violencia antes de que los acuerdos sean definitivos».
«El informe del Grevio está basado en información errónea», contestó Mai Mercado, la ministra de Bienestar Social de Dinamarca. «Estoy desconcertada y decepcionada», agregó la funcionaria, que posteriormente ha recibido una masiva cantidad de cartas y reportes de casos explicando las situaciones traumáticas que viven los niños y las mujeres en Dinamarca.
«Lo que Mai Mercado dijo es directamente mentira», se quejó una madre según el blog especializado Violetionofchildrenindenmark.wordpress.com (Violación de Niños en Dinamarca). «Le escribí y conté cómo fueron traumatizados mis hijos como consecuencia de que los forzaron a ver a su padre, que ha abusado de ellos violenta y sistemáticamente».
«Estoy muy enojada, he conversado personalmente con Mai Mercado», dice otra madre según la misma fuente. «Ella fue informada acerca de mi historia y el abuso que yo y mis hijos tuvimos que sufrir porque el Estado danés se negó a protegernos».

El segundo país más feliz del mundo

Según el Reporte Mundial de la Felicidad elaborado por las Naciones Unidas, Dinamarca es el segundo mejor país de la Tierra. El podio es ocupado por Noruega. El tope del ranking se completa con Islandia, Suiza, Finlandia, Holanda, Canadá, Nueva Zelanda, Australia y Suecia, en ese orden. Argentina figura en la posición 24, algo debajo de sus vecinos Chile (número 20) y Brasil (22), y encima de Uruguay (28) e incluso España (34).
El Reporte Mundial de la Felicidad es editado por los economistas John Helliwell, Richard Tayard y Jeffrey Sachs, con la colaboración de numerosos colegas asociados. La lista es difundida por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de la ONU. La idea fue lanzada en 2011 con una resolución de la Asamblea General titulada Felicidad: Hacia una definición holística del desarrollo. El primer ranking fue dado a conocer en 2012, durante una Reunión de Alto Nivel convocada bajo el lema Bienestar y Felicidad: Definición de un nuevo paradigma.
En cada reporte anual, expertos en disciplinas como economía, psicología, salud, ética, política, encuestas y estadísticas, entre otras, explican cómo la medición del bienestar es posible y puede ser usado para impulsar el progreso de las naciones.
En este contexto, es paradójico que la propia Organización de las Naciones Unidas y el Consejo de Europa coincidan en que Dinamarca debería cuidar mejor a sus niños de la violencia. Son diagnósticos que indagan en los derechos fundamentales de los más desprotegidos.
Simultáneamente, Dinamarca es un país de considerable tránsito y destino de mujeres y niños sometidos al tráfico de personas. La evaluación corresponde a los Estados Unidos, que a través de su Departamento de Estado publicó recientemente el Reporte 2017 sobre Tráfico de Personas, accesible en State.gov (la página web oficial). Los orígenes más frecuentes de las víctimas son las naciones bálticas (Estonia, Letonia y Lituania), el centro y el este de Europa, Nigeria, Tailandia y Sudamérica.

SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Venezuela: "No se muere quien se va, solo se muere quien se olvida"
Carlos Paz: todo un pueblo movilizado por "el Niño del millón"
Las lecciones que deja el cultivo del bambú a los emprendedores

Deje su comentario

*