Destacados Sustentabilidad

Por qué Etiopía inspira al mundo con el plantado de árboles

Imagen de Erik Tanghe en Pixabay 

Cada año se pierden alrededor de 18 millones de hectáreas de bosque en todo el mundo, un área aproximadamente del tamaño de Panamá. La destrucción de la selva tropical, que almacena 210 gigatoneladas de carbono, es el segundo factor que más contribuye al cambio climático a nivel mundial. Mientras tanto, al ritmo actual, hasta 28.000 especies se extinguirán en los próximos 25 años gracias a la deforestación.

Pero los países en desarrollo, desde Etiopía hasta el Senegal y el Pakistán, están ocupados demostrando cómo la humanidad puede dar un paso adelante. Etiopía, que perdió el 98% de sus zonas boscosas en los últimos 50 años, batió récords en julio de 2019 al plantar unos 350 millones de árboles en un solo día.

El proyecto del tsunami de mil millones de árboles de Pakistán añadió 350.000 hectáreas de árboles al paisaje del país en sólo tres años. En paralelo, la India y China -que en su momento fueron los principales responsables de la deforestación en Asia- están liderando los esfuerzos de reverdecimiento. Para ello, plantaron 66 millones de árboles en 12 horas en 2017. En 2018, desplegando su ejército, plantaron una zona de bosque del tamaño de Irlanda en 2018.

Etiopía está dando una lección al mundo con la plantación de millones de árboles.

Todo lo bueno de los árboles

Los árboles generan un impacto positivo, en muchos sentidos. Captan carbono, impulsan la biodiversidad y los polinizadores, promueven las lluvias y proporcionan leña, forraje, empleos y refugio. Los bosques son cada vez más reconocidos por las tareas cruciales de infraestructura que realizan.

Los bosques protegen las valiosas tierras cultivables de los fenómenos meteorológicos extremos, evitan la erosión del suelo. Unen el suelo para evitar inundaciones repentinas y proporcionan sistemas naturales de filtración de agua. Incluso, en las zonas nevadas alejadas del África oriental, protegen los asentamientos humanos de las avalanchas.

El ejemplo de Senegal

En Senegal, los manglares son un ejemplo magnífico. La nación de África occidental alberga unas 185.000 hectáreas de manglares, pero desde la década de 1970 se han perdido unas 45.000 debido a la sequía y la deforestación. Para combatirlo, un esfuerzo financiado con fondos públicos y privados, dirigido por la agencia medioambiental Océanium, permitió que unas 100.000 personas de 350 aldeas realicen un plan de plantación masiva que reemplazó un total de 79 millones de árboles.

El pleno funcionamiento de los ecosistemas de manglares es vital para la salud del Senegal, tanto económica como de otro tipo. El bosque mareomotriz adicional proporcionará un hábitat para una cornucopia de especies, y secuestrará 500.000 toneladas de carbono en 20 años. Además, mantendrá la calidad del agua, evitará la erosión del suelo y protegerá las tierras cultivables cruciales de las inundaciones y los vientos fuertes.

Adaptación basada en los ecosistemas

Las respuestas de la infraestructura natural al cambio climático -conocidas como adaptación basada en los ecosistemas (EbA)- están encontrando cada vez más adeptos. Es una alternativa sustentable a la infraestructura «gris» diseñada por el hombre, que se basa en el hormigón y el acero.

Por ejemplo, los programas de reforestación en las 15 principales cuencas hidrográficas de Colombia están ayudando a mejorar la filtración y la calidad del agua para garantizar agua limpia a 22 millones de personas. La ciudad de Ho Chi Minh en Vietnam también ha mejorado sus defensas naturales contra las inundaciones mediante la replantación de manglares. Asimismo, los humedales construidos en Texas filtran naturalmente 95 millones de galones de aguas residuales al día.

También hay beneficios económicos

Favoreciendo el verde sobre la infraestructura gris claramente tiene sentido ecológico pero también económico. En 2012, la ciudad de Nueva York comparó dos proyectos de gestión de los flujos de aguas pluviales.

Por un lado, encontrábamos un plan de infraestructura verde que incluía tejados verdes y bioglobales. Por el otro, un proyecto de infraestructura gris estándar que desplegaba túneles y desagües pluviales. La opción verde ofrecía un ahorro de costes de más de 1.500 millones de dólares, sin ninguna reducción de la eficacia.

Estos hallazgos se han replicado en numerosas ocasiones, demostrando que la EbA tiene un papel vital que desempeñar mientras trabajamos para perfeccionar nuestras respuestas al cambio climático y cumplir con los SDG.

Etiopía es un faro para el mundo y su ejemplo tiene un impacto comprobado.

Fuente: Foro Económico Mundial

SHARE
Director de Voz por Vos. Locutor, periodista y docente. Conductor de "Ventana Abierta", lunes a viernes de 12 a 14 (FM Milenium -FM 106.7-). Columnista de temas sociales en Radio Ciudad y docente en la escuela de periodismo ETER.
PUBLICACIONES RELACIONADAS
De la crisis del coronavirus a la crisis de las bicicletas
La pandemia impulsa una movilidad más sustentable
Japón: "Debemos abolir la pena de muerte y la matanza errónea de acusados"

Deje su comentario

*