Debates

¿Deben los gobiernos regular las redes sociales?

El fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, mira de reojo el intento de los gobiernos de regular las fake news. En una muy interesante nota en el diario La Tercera de Chile, Wales lanza algunas advertencias al respecto.

En primer lugar, plantea la necesidad de que los medios de comunicación «se ganen el respeto de las personas» mediante información verificada:

«Por mucho tiempo he dicho que necesitamos tener más medios de comunicación competentes y tengo una serie de opiniones complicadas al respecto. Creo que el clima financiero para el periodismo ha sido tan malo por tanto tiempo, que incluso las publicaciones de calidad se han visto forzadas a ponerse más inflamatorias buscando clicks. Los mejores han resistido lo mejor que han podido, pero eso también significa que han perdido mucha confianza y parte de esa confianza que perdieron era merecida, justamente porque han estado persiguiendo los clicks demasiado. Espero que esto revierta algunas de esas tendencias».

Por supuesto que si hay fake news es porque existen personas y/o operaciones para desinformar. Y eso se practica activamente en las redes sociales, en donde la polarización está a la orden del día. En ese sentido, Jimmy Wales señala la responsabilidad de los dueños de las plataformas sociales, más allá de los gobiernos:

«Tienen mucho a lo que responder en términos de ser vulnerables a los trolls, ataques de bots, donde mucho del ruido y disrupción provienen de fuentes que no son personas normales que están enojadas, sino que están siendo provocadas por campañas manipulativas»

Redes de paz

Pero no todo está perdido en las redes sociales. Incluso con las fakes news al acecho y los gobiernos queriendo regularlas. Es más, ellas pueden ser una tabla de salvación para el diálogo humano y en paz. El fundador de Wikipedia es un convencido de ese rol de las conexiones a través de Internet. Y lo ejemplifica con el Black Lives Matter desencadenado en los Estados Unidos a partir del asesinato de George Floyd:

«Tomemos la campaña de Black Lives Matter: vi una encuesta que dice que es más popular de lo que había sido antes, que la gente está escuchando el mensaje, y creo que hasta cierto punto es porque han visto los videos. Uno ve la realidad por la cual están protestando y es muy difícil simplemente ignorarla, aunque alguna gente igual lo haga. Así es que creo que la comunicación de confianza entre pares sigue siendo una herramienta importante para la paz, pero, al mismo tiempo, nunca va a ser fácil. Hay gente, como Donald Trump, por ejemplo, que hizo una carrera a través de aumentar las divisiones utilizando y manipulando estas cosas».

Compromiso de los grandes

Para Wales falta un aporte clave de los dueños de las grandes plataformas sociales como Facebook y Twitter. Deben promover un espacio de diálogo abierto y libre de ruido, con control de los gobiernos o no.

«Una de las cosas que creo que están claras es que nadie quiere que Facebook o que Mark Zuckerberg decida de repente que la gente no puede compartir opiniones políticas a menos que él esté de acuerdo con ellas. No queremos que estas empresas se conviertan en los jueces de lo que es cierto y lo que es falso, y así sucesivamente. Y, al mismo tiempo, cuando hablamos de campañas sofisticadas para manipular las plataformas, cuando hablamos de ingresos por publicidad en que a la gente se le paga por difundir información falsa, esa es una categoría distinta a que él decida lo que es cierto y lo que es falso».

Para el fundador de Wikipedia no hay dudas: el odio en las redes es un buen negocio para sus dueños. Las redes sociales con, antes que nada, «plataformas de publicidad, sólo obtienen ingresos por medio de ella.

«Obtienen más ingresos de publicidad mientras más clicks reciben y mientras más tiempo pasas en el sitio web. Y la verdad es que la falta de información, el enojo y las discusiones generan engagement, generan actividad en un sitio web y generan visualización de publicidad. Así que incluso si quisieran cambiar las cosas, puede que no tengan los incentivos adecuados, y creo que ese es un gran problema».

Regulaciones sí, pero…

La necesidad de que haya controles sobre el contenido de las redes sociales está en debate. Jimmy Wales aclara que si hubiese una ley que solucione el «problema de las fake news, entonces la aprobaríamos, ¿cierto?»

Pero el problema es el campo de juego que se habilitaría a los gobiernos si esas leyes avanzaran sobre el control de las redes.

«No quieres darles el poder a los gobiernos para que aplasten el disenso llamándolo fake news, porque muchas de estas cosas están ocurriendo en el mundo, donde los periodistas están siendo perseguidos por gobiernos autoritarios. Eso sería muy malo y de muy poca ayuda. Así es que creo que la regulación no es la respuesta».

El fundador de Wikipedia se inclina por regulaciones pero con características específicas. Es decir, que actúen sobre «comportamiento anticompetitivo» de las plataformas. El objetivo es «pensar en cómo podemos asegurarnos de que exista una posibilidad para que nuevos jugadores inventen nuevas cosas y compitan con aquellas cosas antiguas con las cuales la gente no está feliz».

Wales es crítico de Twitter por la «fractura» que asesta al diálogo franco y abierto. Su característica de micro blog con 280 caracteres produce discursos con poco desarrollo y abiertos a la interpretación disonante. Sin embargo, reconoce que sigue usando esa red social. Pero aclara que todavía no la abandonó «porque no hay aún una alternativa.

«Mientras exista la posibilidad de que alguien diga “voy a crear algo mejor”, entonces tenemos una oportunidad, pero si perdemos esa posibilidad, entonces vamos a tener problemas. Me preocupa mucho más la apertura de internet, y a veces esto toma la forma de una regulación que hace que sea suficientemente fácil para que una empresa grande cumpla con ella, pero muy difícil que una start-up cumpla con ella, eso puede ser muy problemático».

Las fake news y Wikipedia

Hay una realidad y es que, más allá de polémicas aisladas, Wikipedia no está infectada de informaciones falsas. Para su fundador, Jimmy Wales, tiene relación con su modelo de negocio. Su plataforma no se financia por publicidad. Lo hace mediante donaciones del público general. El incentivo no está en mantener enganchada a la gente, sino en que valoren lo que leen. “La única forma en que donen es que lo que obtienen sea significativo para sus vidas”, dice Wales. No buscan en Wikipedia controversias, sino comprender mejor.

”Pienso lo mismo sobre el periodismo y las noticias: siento que los medios de prensa que logran una base sólida de ingresos por suscripción tienen una diferencia, porque piensan en el lector y se preguntan “¿pagarían por esto?”. Porque no van a pagar por titulares que funcionan como clickbait (cebo de clicks) y por contenido de mala calidad que pueden obtener de manera gratuita en internet. Y simplemente creo que esos modelos de negocios atraen resultados de una manera interesante, así es que estoy muy feliz de que Wikipedia no tenga publicidad, porque creo que cambiaría enormemente los incentivos de la organización de un modo que no me gustaría».

La propuesta de Wikipedia es un camino posible para las redes sociales. Financiarse con el aporte de sus usuarios y no por el negocio de los clicks. ¿Será posible?

SHARE
PUBLICACIONES RELACIONADAS
Las (otras) deudas que la Argentina todavía no canceló
Un poco de amor… robot
Enseñar en la “Era Tecnológica”

Deje su comentario

*