Historias

Carolina Isorni: «¿Qué ha visto Franco para que lo torturen y lo maten?»

«Hemos conformado las Madres del Dolor de Santiago del Estero», se presenta incluyendo a sus compañeras de lucha; denuncia que su hijo, un estudiante de 23 años, fue fusilado por policías en 2020; «hay una violencia institucional constante».

Por Lucio Casarini

«Mi intención es contar la verdad sobre este pedido de justicia, esta lucha que estamos teniendo aquí desde Santiago del Estero; es muy difícil la situación; tenemos la oportunidad de que esto tome la resonancia y la repercusión que merece».

Patricia Carolina Isorni denuncia que su hijo Franco Nicolás, un estudiante de 23 años, fue perseguido durante meses, torturado, amenazado de muerte, vuelto a atormentar y finalmente fusilado por policías en 2020, durante la primera ola de la pandemia de Coronavirus.

Ella es fundadora de las Madres del Dolor, grupo de 25 ciudadanas que emulan a quienes marcharon con ese rótulo por las calles de la provincia hace dos décadas. El bautismo formal que eligieron la mamá de Franco y sus compañeras es un poco más largo: Comité de Lucha contra la Injusticia e Impunidad de Santiago del Estero.

Carolina reclama una investigación que aclare el homicidio de su hijo (con diligencias elementales, como una autopsia válida), el juicio político a los fiscales del caso y la intervención del Poder Judicial de la provincia. Estas solicitudes se apoyan en autoridades que asombran por su nivel y variedad.

La necesidad de una autopsia en regla (hasta ahora solo se hizo una inspección ocular) es respaldada por Emma Virginia Créimer, perito especialista en abusos estatales conocida por su intervención en el caso Facundo Astudillo Castro y otros. El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) y Mariano Przbylki, director de lucha contra la Violencia Institucional de la Casa Rosada, también avalan esta exigencia. El examen podría ser efectuado por la Corte Suprema de la Nación.

El juicio político a los fiscales del expediente Isorni es impulsado por dos diputados nacionales, el catamarqueño Rubén Horacio Manzi y el porteño Maximiliano Carlos Francisco Ferraro, ambos de la Coalición Cívica. Elevaron el reclamo al Consejo de la Magistratura santiagueño tras visitar a Carolina y otras Madres del Dolor; los funcionarios cuestionados son Erika Leguizamón, Rita Vanina Aguilera y Martín Silva.

La intervención federal del Poder Judicial de la provincia, que podría durar dos meses, debe ser evaluada en la Cámara de Diputados de la Nación. Hay dos proyectos ingresados. Uno del radical porteño Álvaro Héctor de Lamadrid y otro de los antes mencionados Manzi y Ferraro. Son iniciativas gestadas después de que la mamá de Franco diera testimonio en el Parlamento, mediante conferencia virtual, invitada junto a otras madres del país por las comisiones de Seguridad Interior y Derechos Humanos.

Patricia Carolina Isorni.

«Muy buen hijo»

«Mi nombre es Patricia Carolina Isorni, soy mamá de Franco Nicolás Isorni, de Santiago del Estero capital», dice en diálogo con Voz por Vos; «Franco Nicolás ha sido asesinado, lo encontraron muerto a la una menos cuarto de la mañana en la rotonda de la Solís y Lugones el día 26 de agosto del año 2020».

«Era mi hijo mayor, tenía 23 años, estaba a 15 días de cumplir sus 24 añitos; Franco siempre ha sido muy buen hijo; muy, muy buen hijo; estaba estudiando en la universidad; había hecho en primera instancia auxiliar de farmacia; se había recibido y ahora estaba cursando su segundo año de técnico en construcción».

«Quería recibirse y trabajar para su madrina, que tiene una empresa de construcción; tenía planificado su futuro; empezar a trabajar con ella, hacer su platita y poder estudiar otra carrera más; eso es lo que hacía, se ayudaba así; yo no podía decirle nada porque el ha aprendido de mí».

«He sido madre soltera, me he casado después de haberlo tenido a Franco; lo he tenido a los 17 años, prácticamente hemos crecido juntos con Franco; el era mi compañero, mi amigo, mi hijo; después cuando ha ido creciendo se ha convertido en mi guardián; yo me he recibido trabajando y el ha aprendido de mí».

«Aquí en Santiago del Estero la situación está muy difícil para conseguir trabajo; entonces el trabajaba haciendo de servimoto, de cadetería, con su motito, con eso iba y venía el todo el día y se ayudaba con sus estudios, con sus cosas; el me decía: no, mamá, vos hacete cargo de los chicos, diciendo por sus hermanos, vivo con mis hijos menores, yo me voy a hacer responsable».

«La Policía es autora material»

«No termino de creer todavía que lo han asesinado a Franco; ha sido torturado y después muerto; el entra a la casa de Gonzalo Padilla [muchacho que se revelará pieza clave de la tragedia] el 25 de agosto a las ocho de la noche junto a Guillermina Ruiz y Jorge Romano [otros jóvenes]; supuestamente, como no se podia circular [por la cuarentena], lo llevan diciendo que ahí iban a hacer horario; y una vez que ingresa Franco a esa casa nunca más contesta el teléfono».

«Hemos logrado comprobar, mediante un informe emitido por la perito especialista Virginia Créimer, que Franco realmente ha sido torturado antes de muerto; Franco tiene un disparo en la cabeza; Franco ha sido cortado después de muerto en el afán de hacerlo parecer un accidente de tránsito».

«El 26 de agosto a las ocho de la mañana llega la Policía de la provincia a mi casa y me dice que Franco había muerto en un accidente de tránsito; sin embargo, nosotros, despues de haber comenzado esta lucha de pedido de justicia, hemos logrado determinar que las cámaras del lugar han sido adulteradas por la misma Policía».

«La Policía estaba presente ese día en la casa de Gonzalo Padilla, la Policía es autora material del homicidio; Franco estaba descalzo; o sea que lo han torturado; lo tenían descalzo, lo tenían atado; es imposible que haya podido manejar la moto en el estado en que estaba; por los golpes que tenía; ninguno es compatible con un accidente de tránsito».

Franco Isorni y su mamá Carolina.

«Un tiro en la cabeza»

«El 27 de agosto a la mañana se comunican conmigo, se comunica una chica conmigo y me dice que empiece a averiguar, porque a Franco lo habían matado».

«El 28 de agosto a la mañana se comunican conmigo de la misma Policía; yo soy empleada pública; trabajo para el Ministerio de Economía, la Contaduría General de la provincia, desde hace ocho años; pero antes de eso he prestado servicios en Antecedentes Personales [una división policial], como empleada civil; soy analista de sistemas; he estado como encargada de sistemas durante nueve años de mi vida y tengo muchos conocidos en la Policía, gente buena que ha trabajado conmigo durante años».

«El 28 de agosto me avisa la misma Policía que mi hijo había sido asesinado, que tenía un disparo en la cabeza y que había un faltante de cámara de diez minutos; nos contactamos con el abogado, nos presentamos como parte querellante, enviamos un mail, y el lunes se contacta conmigo la doctora Erika Leguizamón [fiscal de violencia institucional]».

«En primera instancia, el fiscal que entendía la causa, el doctor Martín Silva, la da por cerrada directamente y me entregan el cuerpo a cajón cerrado; yo alcanzo a ver cuando retiramos el cuerpo de la morgue de La Banda [localidad vecina]; a todo esto, no podemos entender por qué han llevado al cuerpo a la morgue de La Banda».

«El caso es complicadísimo de entender; Franco ha sido asesinado, ha sido torturado; tiene un tiro en la cabeza; la Policía de la provincia ha participado, también en la adulteración, también en el encubrimiento; la principal testigo de la Policía es hermana de un agente que estaba de servicio esa noche».

«Cosas horribles»

«Cuando estaba encargada de sistemas en Antecedentes Personales hacíamos los informes en base a las solicitudes acerca de los distintos delitos; yo verificaba el sistema, hacía los controles, que los prontuarios se cargaran bien».

«He visto cosas horribles en la Policía, la verdad; delitos que vos no te hubieras imaginado; nunca me voy a olvidar una mañana, estaba trabajando; hace tanto tiempo, todavía mis hijos eran muy chicos; se enloqueció un policía de criminalística y mató a todos los compañeros; esto es algo verídico, algo real que ha ocurrido».

«Supuestamente, fue por una denuncia que el tenía en contra; han dicho que se había enloquecido; todos sabían que no era así, le habían soltado la mano, esa es la verdad; los mismos compañeros no lo iban a ayudar en el encubrimiento del delito que se había cometido con el arma de el; saco su arma y mató a todos sus compañeros, inclusive al jefe de criminalística».

«Nosotros estábamos trabajando esa mañana y [sentimos] el terror de pensar que algo así podía suceder ahí donde estábamos; no se sabía por qué los había matado; la verdad que una situación muy fea».

«Después de que he salido de la Policía, como que todo se ha vuelto más light; trabajar en una oficina ha sido distinto; otro tipo de gente también».

Carolina y Franco con el resto de la familia: los dos hijos más chicos, la hermana y el hermano de ella.

«La hora de los niños»

«Ha empezado de nuevo esta película de terror el año pasado, el 24 de mayo, cuando llego a la casa de mi hermana a buscar la computadora; he dicho que soy analista de sistemas, me dedico a hacer programación específica; llego a buscar la computadora porque la mía no estaba funcionando bien; necesitaba presentar un programa; mi hermana me dijo: vení, te presto la notebook».

«Me voy hasta la casa de ella; Franco estaba viviendo con ella, queda a siete cuadras de mi casa; Franco prefería parar ahí porque le quedaba a una cuadra y media de la universidad, le quedaba todo más cerca; además, ya estaba grande, le gustaba tener sus libertades; y bueno, llego ese día, me recibe Franco, me besa; baja mi hermana, me dice: vamos, subí un ratito a casa; Franco queda en la vereda, justo pasa una amiga de él, se llama Macarena Fernández, lo saluda, me dice: má, me quedo aquí; bueno, ponete el barbijo y no te retires, acordate que ya va a comenzar la hora de los niños».

«La hora de los niños era una hora que ha determinado aquí el Gobierno; de cuatro a cinco de la tarde no se podía salir porque era la hora que los niños podían salir a jugar a la calle; por supuesto que todos aprovechaban para salir sin barbijo, sin nada, en toda la [avenida] Belgrano vos veías gente».

«Pero he aquí la desgracia de Franco, que, estando parado en la puerta, llega el móvil [policial] y lo levanta; nosotras no sabíamos; yo estaba en el departamento; cuando bajo y no lo encuentro me doy con que estaba arriba del móvil; me identifico como la madre; está en el video, está en las grabaciones en mi Facebook, se ve cuando salgo corriendo detrás del móvil».

«Ese día Franco ha estado desaparecido por alrededor de tres horas; tengo las grabaciones de las llamadas a las comisarías; hasta que a lo último lo logramos localizar; si era por el tema de la cuarentena, tendría que haber estado en el Liceo Policial; sin embargo, lo hemos ubicado en una comisaría que no correspondía a la jurisdicción del domicilio, lo han llevado a la Comisaría Tercera».

«En un video se observa cómo llega la camioneta; esa calle donde vivía Franco, donde vive mi hermana, es un pasaje cerrado; vos puedes observar la forma comando en que llega la Policía; yo he visto detenciones, pero jamás he visto algo así; ellos lo golpean para subirlo al móvil».

«Si el video se ve ampliado, inclusive en un televisor, en la detención se puede distinguir la cara del que maneja la camioneta; se lo ha identificado como Gerez Coronel, Gustavo; es el que manejaba la camioneta de la Comisaría Tercera la noche del homicidio de Franco, también presente en el lugar del crimen».

«En el otro video se ve que cuando yo vuelvo corriendo de la esquina; encuentro la insignia al costado de la vereda; después se observa al oficial que viene a buscar la insignia que había perdido».

«Convulsiones por los golpes»

«Tenía terror; nunca he sentido miedo como ese día, cuando no sabíamos dónde estaba; y eso que yo pensaba, todo el mundo me decía: lo han levantado porque estaba en la puerta, porque era la hora de los niños, pero ya lo van a soltar; pero cuando no lo encontrábamos me agarró una desesperación… era como que el corazón me estaba avisando».

«Me hago presente; no me dejan verlo; decían que tenía aliento etílico; no podía haber tenido, si el estaba conmigo, acababa de almorzar, en la casa de mis hermanos no se bebe alcohol, el no ha salido como para decir que estaba bebiendo; entonces yo he pedido que lo hagan soplar la pipeta».

«Me he identificado como la madre y he dicho que he trabajado nueve años [en la Policía] y que sé como es el procedimiento; y ellos en base a eso me dicen: señora, quédese tranquila que ya le vamos a dar la libertad, véngalo a buscar a las doce de la noche; ya no se podía circular a esa hora».

«Mi hermana me dice: quedate vos con los chicos, yo lo retiro; después me habla ella llorando a las once de la noche; me dice: Franco acaba de llegar, no puede caminar de tanto que lo han pegado; le habían pegado malamente, la verdad; están las fotografías; el ha sufrido hasta convulsiones por los golpes; están los estudios médicos; el ha convulsionado estando aquí en mi casa una semana después».

«Se le han hecho los estudios neurológicos y han determinado que era a raíz de los golpes que ha recibido ese día; no podía caminar; mi hermana enloquecida no sabía qué hacer; llamo a mi exmarido, que trabaja en el servicio de emergencias; me manda una ambulancia; lo llevan al hospital; a esa hora se presenta la Comisaría Tercera recién para llevarlo a sanidad policial a hacerle constatar las heridas; o sea que ellos no han actuado de acuerdo al procedimiento, ese ha sido el error más grave que han cometido».

«Lo hemos llevado a Franco a sede judicial a que haga la denuncia; identifica a uno de los golpeadores, Matías Camus, que después lo amenaza de muerte; estamos a casi un año del hecho y hasta el momento, siendo que mediante el video se los ha identificado, han sido identificados por el mismo Franco, no hay ningún detenido, nunca se avanzó en la investigación, nunca se hizo nada».

Carolina (con anteojos oscuros) y otras Madres del Dolor santiagueñas marchan pidiendo justicia.

«Una gran coincidencia»

«La cuestion es, ese es el gran pesar que llevo en mi corazón, que la Policía presente también fuera de jurisdicción la noche del homicidio de Franco es la Comisaria Tercera ¿no parece una gran coincidencia? la Comisaria Tercera lo levanta el 24 de mayo de la puerta de la casa en una jurisdicción que no corresponde, porque esa zona es de la Comisaría Sexta; lo llevan fuera de la jurisdicción».

«La noche del homicidio, tres oficiales venían en un móvil y supuestamente ellos ven el accidente, un accidente de una persona con un disparo en la cabeza, también fuera de jurisdicción; esa sería zona de las Comisarías 45 y 11, casi cinco kilómetros fuera de su área ¿qué hacía la Comisaría Tercera en la rotonda de Solís y Lugones? ese ha sido el detonante en base al cual también hemos comenzado la investigación».

«La oficial que venía a cargo del móvil dice que ella ve volar en el aire un cuerpo; que caía del cielo, por así decirlo; que ella lo ve cuando cae en el asfalto directamente; ahora, digo yo: si Franco tiene un disparo en la cabeza, cómo esta gente dice esto ¿cómo va a volar un cuerpo con un disparo en la cabeza?»

«Se está por presentar el nuevo informe para acreditar la tortura que el ha recibido; lo han tenido atado durante horas para que tenga las marcas que tiene; el no podía abrir uno de los ojos de tantos golpes que tenía, eso se acredita mediante la fotografía».

«El corte, como establece Virginia Créimer, ha sido realizado con arma blanca; lo certifica el EAAF [Equipo Argentino de Antropología Forense] también; en base a eso, Mariano Przbylki [director de lucha contra la Violencia Institucional de la Casa Rosada] hace el aval donde ellos solicitan, al igual que la querella, la impugnación de la autopsia y solicitan que se haga mediante la Corte Suprema de Justicia de la Nación».

«Homicidio doloso»

«La causa en un principio ha sido caratulada como: sumario judicial tendiente a establecer las causas y/o circunstancias del deceso de quien en vida se llamara Franco Nicolás Isorni; el número de expediente es 12754; después, dentro del mismo expediente y no entiendo por qué razón, la Policía pone: las causales del accidente de tránsito de quien en vida se llamara Franco Nicolás Isorni; ahora de nuevo vuelven a poner la carátula original: las causales del deceso».

«Desde el momento de la presentación que hemos hecho nosotros, el informe de Virginia Créimer, acreditamos el homicidio; mas allá de que no se ha hecho la autopsia todavía, en la fotografía sale el disparo y Virginia, tres peritos más y la EAAF certifican que ha sido una muerte violenta, que ninguna de las heridas fatales que llevan al shock hipovolémico que le cuesta la vida a Franco corresponden a un accidente de tránsito».

«Ella [Créimer] especifica que no se corresponde con la pérdida de control de un motovehículo, ni tampoco con un accidente de tránsito; desde ese momento la fiscalía tendría que haber actuado distinto; tendría que haber cambiado la carátula a homicidio doloso y a partir de eso comenzar la investigación; nosotros ahora estamos haciendo peritar de nuevo las fotografías para demostrar la tortura».

«El informe de Créimer hace alusión a las heridas que tiene, no fatales, y dice que estas heridas se han provocado en un tiempo no muy lejano a la hora de la muerte; al decir no muy lejano se refiere a la misma noche, pero no dentro de una o dos horas, sino en un lapso de tiempo largo».

«También la tortura por las marcas que le ha dejado; el ha estado atado; en una de las fotografías sale el tema de las heridas simétricas en los pies; en otra fotografía sale que a la altura de la cintura tiene una marca con un hematoma; aparentemente lo han tenido atado de la cintura, de manos y de pies».

«Ellos [los fiscales] tendrían que haber actuado de otra forma; el homicidio está comprobado; ellos, como hemos hecho nosotros, tendrían que haber hecho el cruce de testimonios, tendrían que haber investigado a la principal testigo de la Policía, cuyo hermano es agente; lo hemos establecido nosotros, la querella, no así la fiscalía».

Franco Isorni y su mamá Carolina.

«15 minutos y 18 segundos»

«Lo que me molesta a mí, más que nada, es el tema de la adulteración de la cámara y la participación de Gendarmería; le he preguntado al comandante Giménez si ellos habían hecho el mapeo lógico y nunca lo hicieron; a mí no me han notificado acerca de la presentación de la pericia informática».

«Tengo mi pericia informática; presentamos el mapeo lógico, dice que la cámara ha sido adulterada durante 15 minutos y 18 segundos; de la misma división homicidios me han dicho que no coincide con el informe presentado por ellos que figura en el expediente; nunca más se ha hecho la investigación de por qué la no coincidencia».

«Nosotros en primera instancia hemos presentado una nota en el Servicio de Emergencias de Santiago del Estero (el Sease), para que se nos informen las llamadas; ellos graban las llamadas, tienen identificador, tienen GPS de las ambulancias; hemos pedido que se nos pasen todas las llamadas entre las once de la noche y la una de la mañana; nunca se nos ha provisto la información».

«Pienso que ahí se resolverían muchas inconsistencias en cuanto a lo que ha sucedido; independientemente del testimonio de estos oficiales de la Comisaria Tercera presentes en el lugar, el jefe de la zona sur de turno esa noche establece que en primera instancia el llamado ha sido para la Lugones y Circunvalación; que ahí se había producido el accidente de tránsito; y a los 20 minutos sale el llamado recién para Solís y Lugones».

«Eso tiene mucho que ver; pienso que todo forma parte del encubrimiento; porque Franco primero debía pasar por debajo del puente, para después llegar a la rotonda de la Solís y Lugones; este puente está justamente en la intersección de calle Lugones y Avenida de Circunvalación».

«Prendida en el narcotráfico»

«De los oficiales que estaban ahí, uno pertenece a criminalística y el otro es ayudante de drogas peligrosas, Darío Barbieri, compañero de promoción de Arias, Daniela Elisabeth, la oficial a cargo de la camioneta de la Comisaría Tercera; ellos, al otro día del deceso, atestiguan que se han estado comunicando con Salomón, Mariano Emilio, cabo primero de criminalística; ella y Salomón se mandaban mensajes por cuestiones particulares ¿por qué cuando los llaman a testificar dicen esto? buscando justificar por qué se estaban comunicando».

«Nunca se ha hecho el cruce ni el peritaje de los testimonios de Salomón y Barbieri; ambos testifican exactamente lo mismo, siendo que supuestamente estaban en lugares distintos de la avenida; dicen que ven pasar una moto; que primero Franco pasa de sur a norte, para después volver a toda velocidad de norte a sur; todo eso no se ha investigado, no se ha hecho la extracción de las cámaras; partamos del hecho de que todo es mentira».

«Guillermina Ruiz, sabemos mediante la extracción de la información que se le ha hecho al celular de Franco, citaba a mi hijo desde las once de la mañana a la casa de ella; supuestamente, según los mensajes, cuando llega Franco se da que no era la casa de ella, sino de Jorge Romano; engañado lo llevan a la casa de Gonzalo Padilla; Franco llega a esa casa a las ocho de la noche y nunca más contesta el teléfono».

«Esta chiquita desde el momento cero ha mentido; tenemos tres testimonios de ella en los que miente en todo; en el último testimonio le he planteado lo siguiente; ella estaba con que es menor de edad, tiene 17 años y ahora cumple los 18: mamita, vos serás menor de edad, pero sos penalmente responsable con el solo hecho de que se compruebe que has participado o has visto algo».

«Voy por la asociación ilícita para cometer homicidio; ese es el delito real que se ha cometido; tanto de parte de la Policía como de los que estaban dentro de la casa; nosotros vamos al hecho de qué es lo que ha visto Franco y qué es lo que ellos querían saber para que lo torturen y después lo maten; de acuerdo a lo que estamos investigando aquí, esta prendida la Policía en el narcotráfico».

Carolina en la cita por teleconferencia organizada el 26 de mayo de 2021 por la Cámara de Diputados de la Nación.

«Una zona liberada»

«La chiquita esta me cambia el testimonio y me dice que en la casa había policías; me da la descripción física; que cuando llegan con Franco había tres vestidos de civil; que se han dado cuenta de que eran policías porque portaban armas y porque el mismo Padilla les dice: pasen a la pieza; y después, cuando Franco le pregunta, Padilla le dice que eran oficiales del D6 [División 6 de la Policía, investigaciones o criminalistica]; que era el tío de el, que venía a advertirle sobre un hecho».

«Lo tenemos grabado a Gonzalo Padilla; este tío, Gustavo Pérez, oficial a cargo en el D6, le manda un audio: te acuerdas que nosotros hemos estado el martes 25 en tu casa, después que nos hemos ido le hemos dicho al jefe que trabajas para nosotros, para que no te toquen; Padilla atestigua que el tío le estaba certificando, le estaba declarando como una zona liberada».

«Según otros testimonios, esta gente llega con bolsos a entregar droga; nosotros no sabemos, porque no hemos podido hacer que se investigue a estas personas ni que presten testimonio acerca de por qué estaban presentes en la casa; pero de acuerdo a la investigación particular, nosotros suponemos que ahí en ese momento a Franco lo atan».

«Vamos a pedir prisión para la gente presente en la casa de Gonzalo Padilla; la fiscal ha salido en los medios de comunicación de Santiago del Estero a decir que la muerte se había producido por un accidente de tránsito; no ha sido así, está acreditada la muerte mediante la fotografía y aún así tenemos que luchar contra una fiscalía reacia, que no quiere investigar, que no quiere aportar la prueba, que no quiere buscar».

«La naturaleza de una fiscal en sí es la defensa de los derechos de la víctima, la defensa en este caso de la familia de la víctima y ver que se haga justicia; porque en este caso ha sido un homicidio, la víctima no está, ha muerto; es garantizar y dar la seguridad a la familia de que va a obtener justicia; el acompañamiento a la familia que ha sufrido la muerte de un ser querido en forma violenta, esa es la función natural de un fiscal».

«En Santiago se hace todo en forma antinatural; nosotros como familia tener que luchar contra una fiscalía que lo único que hace es tratar de encubrir un homicidio».

«Auto robo de droga»

«Desde un principio nosotros hemos demostrado que ese domingo, previo a la muerte de Franco, en la casa de Gonzalo Padilla ha habido una reunión de gente que forma parte de la trata de blancas; nosotros suponemos que ese día lo señalan a Franco para matarlo; ellos se hacen un auto robo de droga, porque la droga despues aparece en la casa de un policía».

«Las casualidades de la vida, que de Entre Ríos viene la Policía Federal, del juzgado federal de Entre Ríos, siguiendo a un policía de Santiago del Estero; le hacen el allanamiento en la casa y le encuentran la droga que supuestamente faltaba de la casa de Gonzalo Padilla».

«Franco estaba descalzo, con heridas simétricas en los pies; es terrible ¿cómo va a manejar la moto descalzo, dónde están las medias, por qué lo tiran descalzo y después le ponen unas zapatillas que no eran de el? ese ha sido uno de los primeros indicios que he dicho: a Franco lo han matado, mas allá de que no teníamos el informe de Créimer; otra cosa más: no estaba el barbijo, no estaban los elementos personales de el, falta una campera».

«Además de los lentes de receta; ellos han cometido el terrible error, creo que es la Policía, en cuanto al encubrimiento, de dejar los lentes de receta en la moto; Franco nunca manejaba la moto sin ponérselos, porque de noche no veía bien; jamás, sea lo que sea, jamás ha manejado sin ponérselos y estaban guardados dentro del estuche en la baulera».

«Además de un polvo blanco que cubría el cuerpo; tenía polvo blanco en las manos, en las piernas, en la ropa; algo que no había en el asfalto; del mismo polvo blanco está cubierta toda la baulera y el pantalón de uno de los oficiales presentes en el lugar del hecho; esto tampoco nunca se ha investigado».

«En la foto de criminalística, sobre la sangre hay piedras blancas; si voy, muero y sangro, lo lógico es que mi sangre espesa cubra la piedra, no que la piedra esté sobre la sangre; suponemos que en el momento del traslado del cuerpo ellos, en lo que sea que lo han traído, cuando lo tiran y lo cortan y comienza a sangrar, al momento de sacudirlo, voltean todas esas piedras sobre la sangre».

«Es el principal indicio de que la muerte no se ha producido ahí; si bien, hablando con propiedad, en criminalística la muerte se produce donde se produce el sangrado; creo que por eso lo cortan, el corte ha sido realizado post mortem, eso se ha establecido en la primera autopsia; ellos lo cortan para tratar de establecer que ese es el lugar de la muerte».

Carolina (con el micrófono) y otras Madres del Dolor santiagueñas pidiendo justicia.

«25 familias»

«Hemos conformado un Comité de Lucha contra la Injusticia y la Impunidad de Santiago del Estero; todo ha nacido cuando hemos empezado a pedir justicia por Franco; hemos empezado a hacer marchas, a marchar en las calles de Santiago».

«Aquí en Santiago del Estero, a diferencia de otras provincias, todos los medios de prensa son oficialistas: Canal 7, el diario Panorama, Nuevo Diario, El Liberal; el dueño de ellos en su mayoría es Néstor Ick, que es socio del gobernador Gerardo Zamora; [José María] Cantos, el dueño de Nuevo Diario, también es socio del gobernador».

«Todos los medios oficialistas responden al Gobierno de la provincia; calculo que es por el hecho de que nosotros denunciamos a la Policía que no nos permiten salir en ningún medio».

«Hemos salido a marchar a modo de que la sociedad nos ayude a hacer la presión, que lleguemos a algún medio nacional; hemos empezado esta lucha gritando, denunciando, haciendo la investigación particular; así se han ido sumando familias; se acercaban a las marchas diciéndome: Carolina ¿nosotros podemos marchar con usted? así se ha empezado a sumar gente».

«Hemos conformado lo que sería las Madres del Dolor de Santiago del Estero; hemos empezado con cinco a seis familias; hoy ya somos 25 familias que marchamos pidiendo justicia y nos hemos nucleado bajo este comité a modo de que las familias tengan una voz representativa; en algún momento se tienen que abrir las puertas de la justicia para todos, sea con un caso, sea con dos, sea con tres; hoy pedimos la intervención del Poder Judicial de Santiago del Estero».

«A la Corte Interamericana»

«Hay una veintena de casos de jóvenes asesinados en los últimos años, hay una violencia institucional constante», dijo Carolina Isorni durante su descargo por teleconferencia en la Cámara de Diputados de la Nación; «estas muertes tienen un tinte del narcotráfico; resultaron muertos por haber visto algo o no haber querido participar».

«Santiago del Estero es la provincia con más casos de violencia institucional», dijeron Rubén Manzi y y Maximiliano Ferraro, los diputados nacionales, cuando visitaron el distrito. Recorrieron varias provincias relevando excesos de las fuerzas gubernamentales; volcaron el resultado de la pesquisa en un documento que se titula: Informe sobre violencia institucional en el Noroeste Argentino.

«Existen elementos contundentes», dijeron por otra parte Manzi y Ferraro sobre Erika Leguizamón, Rita Vanina Aguilera y Martín Silva, los fiscales sometidos a examen, «para asegurar que los denunciados han incurrido en las causales de remoción por mal desempeño, abandono de sus funciones y desconocimiento inexcusable del derecho, causales previstas por el artículo 178 de la Constitución provincial».

«En Santiago del Estero se están violando los Derechos Humanos», diagnosticó en paralelo el Comité Nacional de la Unión Cívica Radical, asimismo respecto de los abusos de los escuadrones oficiales; «constituyen claramente una violación de los derechos de los ciudadanos y nos retrotraen a las épocas más oscuras de nuestra historia».

La página de Facebook de Carolina (facebook.com/patriciacarolina.isorni) tiene la cobertura más completa de esta historia; permite seguir las novedades prácticamente en forma cotidiana; además, pone abundante evidencia a disposición del público: escritos, fotos, videos y audios que acreditan sus denuncias.

«Vamos a llevar todos estos crímenes a la Corte Interamericana de Derechos Humanos», ha anunciado ella reiteradamente en las asiduas manifestaciones pacíficas en la vía pública. «¡Te amo, Franco Nicolás, me dueles en el alma! ¿Qué clase de madre sería si no salgo a la calle a pedir justicia por mi hijo?».

SHARE
PUBLICACIONES RELACIONADAS
De cómo las redes de trata captan "sin Trafic y sin cadenas"
Jamaica: "La creación de empleo y una mejor educación permitirían reducir el delito"
Multiembarazos que necesitan múltiple ayuda

Deje su comentario

*